Deja de mirar al otro, juega tus cartas

A veces perdemos tanto el tiempo mirando la jugada de nuestro oponente, sufriendo porque tiene casi una escalera, porque atesora más fichas de nosotros, porque todas las cartas le salen buenas, que nos olvidamos de nuestro propio juego. A veces pasamos tanto tiempo envidiando, comparándonos y haciendo juicios sobre lo injusto de nuestras circunstancias (en

Cómo dejar de odiar los lunes

Es domingo y un escalofrío de malestar te recorre el cuerpo. Piensas: “oh dios, no, mañana es lunes, otra vez…” Que esto ocurra una semana no tiene la menor importancia. Es normal que después de unas largas vacaciones volver a la rutina del trabajo o de las tareas domésticas dé un poco de pereza. El problema

Las dos formas de sufrir y cuál tienes que evitar a toda costa

En principio, a nadie nos gusta sufrir. Si nos dan a elegir entre placer y dolor, elegiríamos sin duda el placer. Y si tuviéramos una varita mágica que nos evitara los disgustos de la vida, más de uno la utilizaríamos. No obstante, la gran mayoría de nosotros hemos madurado y hemos tomado las mejores decisiones después de

Por qué necesitas vivir con más conciencia

El desarrollo personal está de moda, y la palabra conciencia es una de esas que se utilizan sin parar, a mi juicio demasiado alegremente. Escuchamos cosas como: “Tienes que elevar tu conciencia“, “aprende a vivir más conscientemente“, “una conciencia clara es necesaria para avanzar en la vida“. Estas frases quedan muy bonitas pero son poco precisas,

¿Te criticas demasiado? Tres claves para dejar de hacerlo

Me parece que no exagero si digo que el peor enemigo que podemos tener está dentro de nuestra cabeza. Creo que no hay juez más implacable que un@ mism@ ni palabras más despiadadas y duras que las que salen de nuestra mente. Autocrítica.   Muchas personas me han reconocido que se machacan salvajemente por cosas sin importancia.

La mentalidad para ser constante y organizad@

Cuanto más profundizo en temas de productividad, negocios y desarrollo personal más claro veo una cosa: que la habilidad o actitud más importante de todas es la perseverancia.   Sin perseverancia, sin ser constante y resistir más allá de las dificultades y los miedos, cualquier talento, contactos, suerte o pasión momentánea es insuficiente.   Los negocios