Todos, absolutamente todos, tenemos varios (más bien muchos) motivos para dar las gracias.

A pesar de esto, la gratitud no es un sentimiento muy presente dentro de nosotros, quizás porque vamos por la vida demasiado rápido sin tener tiempo para apreciar lo que tenemos o… quizás porque hemos sido forzados, muchas veces, a agradecer cosas sin sentirlo y esto nos ha hecho rechazar o bloquear esta emoción. Precisamente de este último punto voy a hablar bastante en este artículo.

La gratitud nos permite disfrutar de nuestros éxitos y nos da fuerza e impulso para ir más lejos. Piénsalo: quien no agradece lo que acaba de conseguir ¿qué impulso y motivación tendrá para querer más cosas ?

La gratitud también nos permite saber qué es lo más importante en nuestra vida. Precisamente lo que nos lleva a sentirnos agradecidos es lo que más necesitamos y en lo que deberíamos invertir una cantidad importante de tiempo, dinero y energía.

Si estás agradecido por algo, es que te hace feliz. Busca aquello que agradeces.
Guarda en Pinterest

 

Por último, cuando uno se siente agradecido de verdad, es decir que le sale de dentro y no es impuesto, tiene un deseo natural de corresponder y ser generoso. Experimenta el impulso de devolver un favor o poner sus dones a disposición del mundo. No lo siente como una obligación sino que sinceramente DESEA hacerlo.

Por eso, fomentar la gratitud personal es, a gran escala, fomentar la generosidad.

Impresionante el cambio que se desarrollaría en nuestra vida si viviéramos la gratitud como un sentimiento cotidiano ¿verdad?

 

¿Cómo ser más agradecido? Buscando cosas que te despierten genuinamente este sentimiento

Hoy quiero invitarte a que emplees unos minutos en buscar esos motivos que tienes para dar las gracias. Y cuantos más, mejor, posiblemente tu vida está llena de ellos.

La clave para encontrar estos motivos es simple pero suele pasarse por alto: tienes que descubrir las cosas que son verdaderamente importantes para ti, las que te hacen vibrar, y no las que «se supone» que tendrían que ser.

 

Porque aquí está el quid de la cuestión: la gratitud no se puede forzar.

En el momento en que nos repetimos interiormente que «tenemos que estar agradecidos por tener un techo sobre nuestras cabezas y comida en el plato» pero sin sentirlo, estamos dejando escapar incluso bloqueando este sentimiento.

Por ejemplo, quizás no te salga sentirte agradecido por tu trabajo, a pesar de que sabes objetivamente que tener un trabajo en tiempo de crisis está muy bien y además todo el mundo te lo repite continuamente: «qué bien, deberías dar gracias por tu empleo, con lo mal que está la cosa«. Pues bien, si no te sale, no te sale.

Si no te sientes agradecido por algo (aunque supuestamente «deberías») ya está, olvídate de ello a la hora de hacer el ejercicio de buscar motivos para dar las gracias, y encuentra lo que de verdad te hace sentir bien.

Quizás te inunde un gran sentimiento de satisfacción cuando piensas en tu coche y en todos los viajes que has realizado en él, o cuando sales al balcón y te topas con las vistas enfrente de tu casa, o bien agradeces la compañía de esa compañera de trabajo que siempre tiene algún chascarrillo que contar y te saca una sonrisa.

Conecta con la gratitud a través de estas pequeñas cosas, sin forzar, sin hacer juicios de valor sobre lo que es importante y lo que no.

(Te recomiendo leer este artículo sobre cosas que nunca deberías agradecer)

5 cosas por las que sentirte agradecido cada día
¡Pinea este artículo!

 

Cinco (posibles) motivos para sentirte agradecido

Para ayudarte a encontrar motivos de gratitud menos convencionales que el trabajo, tu familia o la salud, he preparado una lista de cosas que la mayoría de nosotros tenemos y en las que muchas veces no nos paramos a pensar. ¿Las repasas conmigo y compruebas si darías gracias por algo de esto?

 

Tu cerebro

Es bastante común experimentar gratitud por tener salud física pero ¿alguna vez nos hemos sentido maravillados y agradecidos por nuestra mente?

Si estás leyendo esto y te está produciendo interés o te está llevando a reflexionar sobre ti mismo y tus circunstancias, es gracias a la capacidad de razonar e imaginar de tu cerebro.

Yo, que soy una persona enamorada de lo mental, doy gracias casi cada día por poder leer, pensar, buscar información, plantearme preguntas, establecer relaciones, proponerme cosas, planificar, etcétera.

Muchas veces se habla de la mente en sentido negativo: «la mente es perjudicial, la mente nos lleva a la confusión y a darle demasiadas vueltas a las cosas» cuando esto es sólo un uso inadecuado. Nadie diría que un cuchillo es malo porque puede matar a otra persona, ése es sólo un uso malvado. Del mismo modo, la mente puede esclavizarte si te pasas todo el día con pensamientos en bucle basados en el miedo o puede ser tu arma más potente para construir la vida que quieres y dotarla de sentido.

Si quieres que sea lo segundo, comienza siendo consciente y maravillándote de tu capacidad de razonar y tejer ideas. De tu capacidad para extraer algún sentido a estas frases que, objetivamente, son sólo píxeles en tu pantalla.

Agradece a tu cerebro todo lo que hace por ti y todo lo que te permite cada segundo de cada día.

 

Tus objetos preferidos

Existen determinados objetos que nos hacen sentir como estrellas de cine (y si no tienes estas pequeñas cosas te sugiero que las busques cuanto antes).

Por ejemplo, casi seguro que tienes algunas prendas o zapatos que te favorecen como nada en el mundo y te llenan de alegría cuando la llevas, por el color, por su forma o por los recuerdos que tienes asociados a ella (Katherine North cuenta la importancia de su par de vaqueros preferidos en este post).

También puedes sentirte muy agradecido, por absurdo que parezca, por esa taza con mensaje en la que desayunas todos los días y que cada vez que la miras piensas «qué bonita es».

O quizás poseas un pintalabios que te ilumine la cara y te cambie el humor cada vez que lo usas, o una corbata tan divertida que te arranque una sonrisa cuando te miras al espejo.

Algunos objetos cotidianos tienen un gran poder que está subestimado.

Por eso te recomiendo que busques esas pequeñas cosas que agradecer en tu día a día y seas consciente del bienestar pequeño pero sostenido que te aportan.

Y si observas que no tienes nada a tu alrededor que te haga sentir «¡guau!» cuando lo miras, entonces la tarea específica que te propongo hacer es la siguiente: ¡busca, adquiere, llena tu vida de objetos así!

 

Esa persona para la que tú eres «el mundo»

La mayoría de nosotros disponemos en nuestra vida de al menos una persona que, si nos pasara algo, acudiría en nuestra ayuda sin dudarlo, en el momento que fuera. Esto no es poca cosa en absoluto.

Generalmente esta persona suele ser nuestra pareja, algún hermano, alguno de nuestros padres o un amigo muy querido. En muchos casos, incluso tenemos la suerte y la bendición de contar con varias de estas personas.

Sentirnos respaldados de esta forma es algo que, sinceramente, no tiene precio.

Si por un momento dudas o no sabes muy bien quién o quiénes serían estas personas, piensa en quiénes te visitarían en el hospital si hubieras tenido un accidente o a qué persona podrías llamar a las tres de la mañana con un problema, y ahí tienes la respuesta. Como digo, contar tan sólo con una persona de estas características ya es un motivo para estar agradecido de por vida.gratitud4

 

Esas personas con algo especial

Relacionado con el punto anterior, casi todos tenemos alrededor personas concretas que son muy buenas en un asunto particular y a las que les podemos agradecer muchas pequeñas cosas.

Eso sí, tenemos que salir de la exigencia absurda de que las personas tienen que ser perfectas y sin fallos y de esa mentalidad de «todo o nada», o esa persona está en mi vida para todo o no la quiero. Pues no… no es necesario que alguien esté SIEMPRE ahí o que tengas una GRAN INTIMIDAD con todo el mundo. Puedes agradecer con sinceridad los encuentros y experiencias que son esporádicos, quizás superficiales, pero que te alegran la vida.

Por ejemplo, está ese amigo que no suele aparecer en los momentos importantes o a quien no le gusta hablar de problemas serios pero que sin embargo… es el compañero de fiestas perfecto. No hay nada más divertido que una cena o una juerga a su lado, ¡qué bueno contar con él!

Por otro lado, quizás conoces a alguien que tiene un sentido estético por encima de lo normal y por tanto es la persona perfecta para acompañarte en una tarde de compras o indicarte qué combina con qué o dónde puedes buscar los muebles más bonitos. ¡Qué bien contar con esa persona en tu vida!

También está el amigo informático a quien acudimos desesperados cuando se nos queda colgado el ordenador. O la persona que nos recomendó por Internet un restaurante que nos encantó. O el escritor que escribe la novela que nos alegra el verano. O la mujer en la cola del supermercado que dice una frase que nos deja mucho tiempo pensando.

La verdad es que, si nos paramos a pensarlo, ¡hay tanta gente a las que le podemos agradecer miles de pequeños favores!

Como he dicho anteriormente, si nos salimos de esa pretensión absurda de pedir TODO a TODAS las personas de nuestra vida, encontraremos que cada cual cumple muy bien una misión, y que hemos recibido mucha más ayuda directa o indirecta de la que podemos llegar a imaginar.

 

Los lugares reparadores

Por último, tampoco es poca cosa tener uno o varios lugares a los que nos encanta ir, que nos reparan, nos curan las heridas del alma o donde nos sentimos como en casa.

Párate un momento a pensar… ¿Cuáles son los tuyos? ¿Qué lugares han supuesto para ti una verdadera bendición?

Puede ser una casa donde puedas pasar algunos fines de semana. Tal vez el hogar de una persona muy querida. Puedes sentirte muy a gusto la biblioteca, en tu bar de toda la vida, en un banco determinado con unas vistas preciosas o en una calle abandonada y tranquila de tu ciudad.

Para muchísima gente, la naturaleza cumple esta función. Seguro que hay un lugar cerca de tu casa (¿quizás sólo un parque?) donde te basta pasear 10 minutos para que aminoren tus problemas.

Y por supuesto, ese lugar reparador puede ser tu propia casa (¡qué bueno que así fuera! ¡hacer de tu casa un refugio!) o un lugar muy concreto de ella: el despacho, el dormitorio, el sillón al lado de la tele, la bañera cuando nos damos un baño caliente…

Siéntete agradecido de estos rincones donde te sientes a gusto cada vez que estás ahí, estos espacios cotidianos que forman parte de tu vida.

 

 

Después de leer esta lista de 5 cosas que podrían provocar en ti un sentimiento de gratitud, vuelvo a preguntarte ¿Cuáles son tus motivos cotidianos para dar gracias? ¿Has encontrado alguno más?

Repito: no agradezcas lo que «se debe» agradecer si no te sale (lo típico: el trabajo, mi pareja, mis hijos, mi casa, comida en el plato) ni siquiera lo que yo he escrito aquí, que no tiene más objetivo que el de inspirarte.

Agradece lo que sientas de verdad, en el momento en que lo sientas.

Tanto si son unas vacaciones en las Maldivas como el hecho de tomarte una cerveza bien fría en el bar al lado de casa. Normalmente es mucho más fácil conectar y agradecer las pequeñas cosas de la vida, así que te sugiero enfocarte preferentemente en ellas.

 

En conclusión

Cultivar la gratitud (y he dicho cultivar porque se parece a esto: plantar semillas, remover la tierra, esperar pacientemente) es el pasaporte hacia una vida más serena, más feliz y con más impulso para conseguir tus sueños.

Para eso, primero has de conectar de verdad con lo que te hace sentir agradecido, aunque no sea lo «políticamente correcto». Y después, notar cómo los efectos de la gratitud se notan en otras parcelas de tu vida: te sientes mejor, más generoso y disfrutas más del momento.

¿Empiezas hoy a ser más agradecido? ¿Me lo cuentas en los comentarios?

 


Créditos de la imágenes: Imagen destacadaImagen 2

 


¿Te gustó este artículo?

Únete al club de los sábados para recibir textos como este en tu correo electrónico. Además te llevas mi eBook «Qué hacer si quieres cambiar pero no sabes por dónde empezar» de regalo. Haz clic aquí para más información.

 

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

11 Comentarios

  1. Buenos días, me estoy acordando de lo q ocurre cuando no somos agradecidos con esa persona con la que conectamos de un modo especial y por tanto nos comportamos de una forma desagradable, uno de los errores más graves es ese justamente, no ser agradecido con la gente merecida y serlo con la que no lo es con nosotros, porque puede producir mucho daño y hasta causar enfermedades en la gente que nos aprecia, por tanto, es Indispensable ser agradecido lo máximo que podamos, rodearnos de buenas sensaciones y de saber estar y tranquilidad, todo lo que das, vuelve con más fuerza.Saludos!

    • Amparo Millán Responde

      Hola de nuevo Anto y gracias por comentar,
      Entiendo lo que dices pero a mí me parece que detrás de ese «debería ser agradecido con la gente que conecto» hay cierta obligación. Como repito bastantes veces a lo largo de todo el artículo, no hay mejor forma de alejar la gratitud de nuestra vida que FORZARNOS a ser agradecidos con ciertos hechos, situaciones o personas.
      ¿Y si simplemente lo dejamos estar? ¿Y si empezamos a experimentar ese sentimiento de alegría, sorpresa, suavidad o como queramos llamar a la gratitud, con las pequeñas cosas, sin más pretensión que esta? Nos han dicho tantas veces de pequeños lo desagradecidos que somos por esto o por lo otro, que ya no sabemos ni lo que queremos agradecer ni lo que no. La desconexión de nuestros verdaderos sentimientos es el auténtico desastre que vivimos todos cada día, no si correspondemos a quien «se lo merece» o si no.
      Olvídemonos de la moral, de las imposiciones, de los «debería…». Sintamos. Sin más objetivo que este. Abrazos y buen fin de semana!

  2. Estoy de acuerdo contigo, hay que fluir!!! solo que leyendo el artículo me ha venido justamente eso a la cabeza, lo de pagar los platos rotos el que menos lo merece, simplemente. Gracias y buen finde!

    • Amparo Millán Responde

      Me alegra mucho que el artículo te haya inspirado, ahora a poner en práctica! 🙂 Un abrazo

  3. Hola, Amparo. Nunca pensé que la gratitud pudiera traer tanto bienestar y felicidad. Pero así es, gracias a tus artículos y alguno más que he leído, desde que he aprendido a ser agradecido, me siento bien conmigo mismo y los más cercanos a mí. Cada mañana y cada noche, agradezco lo que soy, lo que tengo y las cosas buenas que cada día me pasan, que siempre hay alguna.
    Cuando perseguimos algún objetivo, ya sea material o emocional, y no lo conseguimos, nos encontramos vacíos, pero en cambio, cuando agradecemos lo que ya tenemos, la calma y el bienestar aumentan. Muchas gracias!!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.