¿Sabes cuál es la peor manera de mejorar tu vida, la forma incorrecta de llegar a ser la persona que quieres ser?

Voy a empezar el artículo diciéndolo directamente, en vez de darle más vueltas al asunto, y luego vamos con la explicación:

La peor manera de afrontar una situación de cambio vital es creer que tienes que emplear tu energía en arreglar lo que está mal.

 

En serio, no hay nada más deprimente y desmoralizador que enfocarnos permanentemente en «reparar» lo que consideramos incorrecto, malo, feo, desastroso.

La mayoría de nosotros, cuando nos sentimos disgustados o insatisfechos con nuestra realidad en lo primero que nos fijamos es en los problemas y entonces queremos empezar a cambiar proponiendo soluciones para eliminar estos problemas. Decimos cosas como las siguientes:

  • «Me sobran diez kilos, tengo que perder peso como sea»
  • «Tengo que dejar de fumar ya»
  • «Tengo que organizarme mejor porque no llego a nada»
  • «Tengo que arreglar mis problemas de pareja, porque si no se avecina un divorcio»
  • «Mi vida no tiene sentido y tengo que encontrar una vocación para que lo tenga»
  • «Soy malísimo para el inglés, algo que tengo que solucionar cuanto antes».

 

Este enfoque de querer reparar lo que está roto o lo que consideramos que está mal nos provoca una vergüenza persistente (Dios mío, cuántas cosas que mejorar, soy un desastre) y nos hace muy difícil y costoso el camino del cambio…

El otro día me di cuenta de esto mientras veía un vídeo de Tonya Leigh en el que contaba cómo pasó largos años de su vida «luchando» por cambiar las cosas que consideraba equivocadas: su peso, su forma de vestir, su trabajo, su actitud excesivamente tímida, su falta de intereses; y además sintiéndose fracasada cuando veía que no podía corregir del todo ciertos comportamientos.

Y llegó un momento en que se dio cuenta de su error y se rindió.

Decidió no pasar más tiempo arreglando todas esas cosas que iban mal. Decidió dejar de considerar que estaba «defectuosa» y que todo era un desastre y entonces se propuso encarar la mejora de su vida desde una posición distinta.

¿Imaginas qué puede ser?

Vamos a verlo

Para mejorar tu vida, deja de intentar arreglarla
¡Comparte en Pinterest!

 

La manera saludable y excitante de mejorar tu vida

Consiste en dejar de pensar obsesivamente en todo eso que va mal y que tienes que corregir para ser una persona digna o feliz, y enfocarse en lo que SÍ te gustaría ser y te gustaría crear, al margen de las limitaciones.

Es decir, invertir tu tiempo, tu energía, tu dinero no en solucionar tus problemas sino en convertirte en la persona que quieres ser y diseñar una vida que merezca la pena.

Parece un cambio de actitud sutil pero te aseguro que es enorme…

Quiero que lo apliques a tu propio caso, ahora mismo.

Por un momento, olvídate de tus problemas y defectos (si eres inseguro, envidioso, tiendes a culpabilizarte, procrastinas, no sabes lo que quieres,  etc.) y plantéate estas preguntas:

  1. ¿Quién quiero SER? (no qué quieres «dejar de ser» sino qué SÍ quieres ser…)
  2. ¿Cómo me gustaría que fuera mi vida? (en vez de darle vueltas obsesivamente a lo que NO va bien)
  3. ¿Qué deseo crear?
  4. ¿Qué hábitos quiero implantar, qué rutinas me harían sentir mejor, cómo me gustaría terminar el día, independientemente de lo que haya sucedido?

Como dice Tonya Leigh:

Si no te enfocaras en «arreglarte» a ti mism@, ¿qué estarías creando?

Imagínate que en vez de tener todo el rato en la cabeza la idea de que tienes que perder peso porque tu figura es desastrosa pensaras en que quieres tener un cuerpo fuerte, flexible y atractivo para disfrutar más de la vida. Es más, igual puedes empezar por disfrutar de la vida en vez de por arreglar tu cuerpo.

Imagínate que en vez de pensar todo el rato que tu rutina te oprime, que decidiste mal el trabajo a desempeñar o que tu ciudad es un asco, sales de repente al balcón y miras el cielo, pitillo en mano, y te preguntas: ¿y cómo puedo poner más diversión, más magia, más excitación o más belleza en mi vida cotidiana? Y te enfocas justo en eso, más que en pensar cómo cambiar lo que no te gusta.

O por último, imagínate que en vez de tratar de corregir tus debilidades, decides potenciar tus virtudes. Decides dedicar más tiempo a esas aficiones que se te dan bien, a explotar tu lado amable o divertido porque todo el mundo te dice que lo tienes y, en consecuencia, empiezas a ser una persona más alegre y agradecida, sin que te lo hayas propuesto expresamente…

 

En resumen, la manera correcta de mejorar tu vida consiste en dirigir tu atención hacia realizar cosas positivas por ti, estimulantes, creativas en vez de obligarte todo el rato a corregir un comportamiento que consideras inadecuado.

Y esto irá produciendo, paulatinamente, una vida que considerarás más interesante, más bella y más rica. Esto te llevará a comer mejor, moverte más, mejorará tu estado emocional, harás más cosas apasionantes, descubrirás nuevas aficiones (alguna de las cuales puede constituir un futuro trabajo) y te relacionarás con más afecto y compasión hacia los que te rodean.

En definitiva, ¿no crees que esta manera de mejorar tu vida es mucho más interesante que la que estabas utilizando hasta ahora?

 

Reflexión final

Cuando actuamos todo el rato con el objetivo de «reparar algo que es incorrecto» lo estamos haciendo desde el miedo y la carencia, también desde el reproche. Son estos sentimientos taaaan densos que no es de extrañar que la mejora personal nos parezca dura y difícil.

Sin embargo, si desde el inicio ponemos la atención en lo que deseamos, lo que nos traería gozo y plenitud, en crear una vida que merezca la pena, la cosa cambia… Nos inundamos entonces de ilusión, excitación, tenemos ganas de ponernos a la tarea y además la paciencia necesaria para hacerlo porque sentimos que el camino merece mucho la pena.

Dirige tus esfuerzos no a todo eso que NO quieres en tu vida sino… a aquello que SÍ quieres.

Y en este punto puede que te des cuenta que no sabes muy bien qué es lo que quieres. Es normal, has pasado tanto tiempo intentando reparar lo que estaba equivocado que nunca te has dado espacio para soñar, para imaginar una visión de futuro brillante que te motive a caminar.

Así que empieza por ahí. Por determinar pequeñas cosas que quieres crear y por hacerte las 4 preguntas que te planteo más arriba.

Es tu momento, ¡ánimo!

 


Créditos de las imágenes: GetStencil

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

34 Comentarios

  1. Me ha encantado este post Amparo!
    Estaba redactando mi plan de acción – 😉 – cuando me ha llegado la notificación de tu post y me ha venido al pelo. Las acciones debían ir hacia la construcción de lo nuevo y no a arreglar lo anterior. GRACIAS.
    ¡Un abrazo!

    • Hola Amparo:
      Efectivamente siempre queremos arreglar todo sin pensar en uno mismo, y es lo que siempre me pasa a mi, siempre pienso en que los demás estén bien dejándole al último yo, esto incluye hacer cosas que beneficien y hagan sentir bien a las demás personas aunque yo batalle en hacerlas (y mas en el aspecto amoroso), mi situación económica no es muy buena y siempre deseo cambiarla pero me cuesta mucho tomar decisiones, en tu articulo mencionas que tenemos que visualizarnos en no tratar de mejorar las cosas sino vivir el momento y el día a día pero a veces es difícil, yo me siento frustrada, estancada en mi vida y eso no me gusta porque yo siempre GE sido una persona alegre, fiestera, amigable pero por muchas circunstancias he cambiado y no me siento feliz, disculpa que me haya extendido pero aunque no lo creas siempre que paso por alguna situación personal me llega algún correo tuyo comentando algo similar a lo que estoy pasando y se que es porque eres un ángel para nosotras y dios (yo que soy católica) nos mando ya para concluir espero saber tomsr decisiones y volver a retomar la vida que llevaba antes y me hacia feliz.
      Excelente dia

      • Amparo Millán Responde

        Hola Gabriela,
        Mira yo en tu caso lo primero que haría es sacar un rato todas las semanas para estar sola, contigo misma, realizando algo que te hace feliz y que no tenga un gran coste económico. Solamente eso ya iba a ser un «respiro» en tu vida que veo que es complicada por lo que cuentas… También tomaría tiempo para analizar mi vida pero no sólo mirando lo que está mal sino sobre todo QUÉ PUEDES HACER AL RESPECTO que sea positivo para ti y para los demás. No sé si has mirado mi masterclass «4 actitudes que te impiden desplegar tu potencial», creo que algo así sería muy positivo para ti si puedes dedicarle TIEMPO y ESFUERZO, porque intuyo que sobre todo te hace falta clarificar un poco tu mente e identificar bien dónde están los problemas.
        Te mando un abrazo y te agradezco mucho tus bonitas palabras, yo también soy católica y las valoro. 🙂

    • Yolanda Mazariegos Responde

      Amparo, gusto de saludarte.
      Quiero decirte que definitivamente siempre estamos viendo que cambiamos y lo mal que hacemos algo en nuestra vida. Pero este articulo me encanto como todos claro, pero aprendi que esta semana me enfocare en que puedo! Que quiero! Que me hace feliz! y dejare todo lo que le atormenta fuera. Un abrazo.

      • Amparo Millán Responde

        Hola Yolanda, un gusto saludarte también por mi parte 🙂 Espero que esta semana te enfoques en esas cosas que apuntas: qué quieres, qué te hace feliz, qué puedes hacer hoy con los recursos que tengas disponibles, y verás como esta nueva forma de pensar cambiar tu día. Un abrazo!

    • Hola. Quien quiero ser? Una persona sencilla y con muchas ganas de vivir
      Cómo actúa? En consecuencia con autocontrol
      Cómo vive? En paralelo al tiempo.
      Cómo piensa? Con sentido común y dándole oportunidades creyendo la existencia
      Cómo habla? Con respeto , tranquilo y dando oportunidades.
      Cómo se desenvuelve? Con ligereza
      Qué acciones concretas? Creer en mí y todo lo que nos rodea desde una perspectiva transparente, teniendo el lado oscuro en dominio por que el cerebro es infinito. amar la vida

      • Amparo Millán Responde

        Bueno Abel, excelentes respuestas!
        Ahora a llevarlo a la práctica 😉 Un saludo!

    • Amparo Millán Responde

      Anda Nuria, mira qué casualidad!! 😀 Me encanta que te haya llegado en ese momento tan indicado. Esta tarde me pongo con tu plan de acción 😉 un abrazo!

  2. Mil gracias Amparo por tus artículos que son una gran motivación en esta tarea de aprender a vivir, algo que a mis casi sesenta años intento conseguir día tras día. Puedo ver lo decisivo y reconfortante que es el enfoque que planteas y es algo que voy a tener muy presente. Porque ciertamente, quita gran parte de la carga y de la lucha que supone querer cambiar lo que no queremos por lo que sí queremos en nuestra vida.

    • Amparo Millán Responde

      Muchas gracias por tus bonitas palabras María Carmen. <3 Es hora de abandonar la lucha por cambiar lo que no nos gusta y entrar en un camino más fácil y fluido de buscar lo que deseamos y nos traería luz, no sólo a nosotros sino también a la de los demás. Porque ahora que menciono esto me doy cuenta que las personas no buscamos a gente "sin defectos" sino a gente que nos hace sentirnos felices. Un abrazo!

  3. Gracias por este post Amparo. Con él me he dado cuenta de que estoy haciendo las cosas mal y lo enfoco de forma errónea. Me animas a vivir con una meta positiva y no fijarme tanto en mis defectos y en todo lo malo, solo hay que saber enfocarlo de forma positiva y crecer con buena actitud.

    • Amparo Millán Responde

      Espero que sea así Maria José, y que a partir de ahora quites un poquito de atención a tus defectos y la pongas en crear una vida más amable y más bonita para ti.

  4. Hola Amparo! Gracias como siempre por tus artículos. Refuerzo este concepto que ya tenía. Sabes como cambié a este enfoque? Leyendo el libro El Secreto, de Rhonda Byrne. Quien sea miembro del club de Amparo y no lo conozca…. ¡¡Lectura obligadisima!! A mi me enseñó nada más y nada menos Q a saborear mi vida. Os leo!

    • Amparo Millán Responde

      Hola Carmen,
      Bueno, a mí el libro de «El secreto» no me gusta demasiado, pero ha sido un auténtico éxito de ventas y entiendo que para mucha gente ha sido de gran ayuda. Si a ti te a servido para saborear tu vida (¡¡qué gran cosa!!) pues entonces ha sido una lectura muuuy provechosa. Un abrazo y gracias por comentar!

  5. Hola! Muy de acuerdo. Si te enfocas en trabajar por lo que quieres, los problemas parece que empiezan a mejorar solos. Es algo así como propiciar el estado idóneo (actitudes, acciones) para poder recibir…

    Lo único que no me ha gustado ha sido lo de «más extrovertido y alegre» aunque entiendo que es una manera rápida de hablar.

    Obviamente lo recomendable en todo caso sería ser más alegre, sin dejar de ser introvertido o extrovertido, lo que cada uno sea 🙂

    • Amparo Millán Responde

      Hola Verónica,
      Así es, cuando te enfocas en recibir y en hacer lo que quieres todo eso que era problemático se empieza a solucionar… o descubrimos que tampoco era tan importante y que podemos vivir con ello 🙂 Sobre lo de ser «más extrovertido y alegre» naturalmente es un ejemplo, para algunas personas que son tímidas este puede ser un objetivo, pero hay personas introvertidas que están felices de serlo y no tienen ningún interés en relacionarse más y en ser el alma de la fiesta. Pero me consta que hay gente que tiene un carácter MUY SOCIAL de forma natural y se inhibe por miedos, por eso lo utilicé como ejemplo. Un abrazo!

  6. José Enrique Castro Hernández mi Responde

    Es bueno el enfoque, me gustaría decirte que ayer en el día estuve meditando y analizando como vivir diariamente mejor y entendí que a veces nuestros sentimientos también son engañosos y nos lleva a cometer más errores . No siempre nuestros impulsos sentimentales nos llevan a buen puerto.Asi que estamos en la misma línea hay que cambiar nuestro enfoque como tu dices, gracias espero te mejores un abrazo de Uruguay José Enrique.

    • Amparo Millán Responde

      Hola José Enrique,
      Yo creo que nuestros sentimientos NUNCA son engañosos, nunca nos mienten, lo que sí puede pasar es que sean confusos, estén enredados y no sepamos muy bien qué los ha provocado (o a veces, por ejemplo, tenemos una rabia injustificada hacia una persona porque estamos «protegiendo» a otra hacia la que no queremos sentir rabia, como puede ser papá o mamá).
      Como vivimos desde niños alejados de nuestros VERDADEROS sentimientos, de adultos tenemos cierta dificultad para dejarnos llevar por ellos… por eso yo no seguiría un «impulso sentimental» como dices. Creo que una acción madura tiene que nacer de un proceso reflexivo lento y calmado, a veces en el que nos ayuden otras personas, no de un impulso que nos sale de repente.
      Espero haberte ayudado, un abrazo!

  7. me ha parecido un articulo super interesante y motivador. A partir de ahora me centraré en lo que quiero ser cargada de energía en vez de corregirme constantemente. Necesitamos dosis de ilusión y no autoreproches.

    • Amparo Millán Responde

      Has resumido el artículo maravillosamente Anna… Así es, más ilusión y menos autorreproches; más energía empleada en lo creativo y no en corregirnos. Un abrazo!

    • María Eugenia Responde

      Extraordinario un exelente consejo para salir del rincón donde nos sobamos las heridas que nosotras mismas nos hacemos espero seguir tu consejo y tratar de simplificar está hermosa vida qué Dios me ha regalado gracias que Dios te bendiga por el tiempo que nos regalas espero leer siempre todo lo que nos escribes lindas fiestas

      • Amparo Millán Responde

        Querida María Eugenia,
        Muchas gracias por tus entusiastas y amables palabras <3 Me alegro que este artículo te haya ayudado a valorar más tu vida y a buscar la felicidad, más que estar permanentemente revisando nuestras viejas heridas. Te mando un fuerte abrazo!

  8. HOLA, Amparo.
    Parece que me has leído el pensamiento. Después de la pesadez del verano, que para mí ha sido muy monótono, empieza septiembre y precisamente hoy me había hecho el propósito de dedicar este mes a poner en marcha un cambio en mi vida (más contacto con los amigos, más alegría, salir, hacer caminatas, ser más activo, pasarlo bien en general), y tu artículo me ha dado las claves para ello.
    MUCHAS GRACIAS!!!!!!

    • Amparo Millán Responde

      Bueno, pues este artículo encaja totalmente con lo que te habías propuesto, es verdad! 😀
      Me gusta mucho cuando ocurren estas sincronías… Buen inicio de septiembre Atri y sobre todo, que la pereza no te pueda a la hora de llevar a cabo esos planes estupendos y alegres. Un abrazo!

  9. Hola Amparo! Que verdad siempre enfocándonos y atrayendo lo que no queremos en vez de como decís enfocarnos en lo que si queremos, creo que tenemos tan marcada la palabra no, que la anteponemos a todos nuestros deseos y pedidos , gracias y espero que te repongas , 😁

    • Amparo Millán Responde

      Hola Patricia! Sí, la verdad es que llevamos el «no» siempre por delante: lo que no quiero, lo que no me gusta de mi pareja, lo que no me hace feliz pero… ¿qué es lo que SÍ queremos/deseamos/necesitamos de verdad? La verdad que hay que pararse un poco a pensarlo porque no es tan fácil. Gracias por comentar y un abrazo!

  10. Miguel Angel Restrepo Responde

    Es fascinante lo que no vemos, lo intrínsecas de las palabras que nos agobian…
    Hoy escribí algunas palabras pensando en encontrar soluciones para este sentimiento que me aferra a no superar nada, como tu mencionas «el miedo, la carencia y el reproche» en verdad se vuelven la base de nuestras vidas. Hace 7 años dejé caer mi voluntad, mi autoestima, mi vida. Unos meses atrás encontré a una bella mujer gracias a ella deseo cambiar, sabes he aprendido, me he empezado a quitar esa imagen que daña tu vida, he llorado mucho, culpando de cosas sin sentido… Estoy vivo y hoy es el día de hacer un cambio en en ella.
    Muchas gracias por tus recomendaciones, por ese esfuerzo de ayudarnos a encontrar soluciones y mejores puntos de vista para tener una mejor calidad de vida

    • Amparo Millán Responde

      Me alegra que se haya producido en ti ese clic mental Miguel. La verdad que vivir desde el reproche, el miedo, la carencia, la culpa es taaan complicado y tan triste que merece la pena invertir tiempo y esfuerzo (y dinero, si es necesario) en encontrar nuevos modelos mentales. Un abrazo!

  11. Hola muy bueno el articulo , sirve , y mucho, abra que aplicarlo, y ver los resultados, gracias,.!!!!

    • Amparo Millán Responde

      Así es Diego, lo importante es APLICARLO después de leerlo. Un abrazo! 🙂

  12. Natalia Morales Responde

    Me gusto mucho tu pagina. Hace tiempo que quiero cambiar mi vida y me ha resultado un camino muy dificil. Tienes mucha razon en lo de que uno siempre se centra en reparar lo roto, lo malo pero hay tantas cosas que reparar que uno pierde el enfoque y se agobia mas. Ahora quiero emprender mi propio viaje en busca de mi felicidad personal, ya que siempre me pasa que soy muy tirada a ayudar a los demas y a ponerlos antes que yo y me ha traido bastante infelicidad porque siempre me termino quedando sola y sin nadie que le importe. Por eso quiero cambiar para sentirme mejor conmigo misma. Espero que me ayude bastante.

    • Amparo Millán Responde

      Hola Natalia,
      Sí, como dices, cuando una se centra en reparar «todo lo que está mal» nos acabamos agobiando y desmoralizando. Con respecto a lo que dices, que siempre pospones tu felicidad por apoyar a los demás, yo te invitaría a evaluar si en este papel de «salvadora» te sientes cómoda, punto número uno, y en segundo lugar si con ello estás evitando a enfrentarte con la verdad (difícil de aceptar) que quizás no sabes por dónde encarar la mejora de tu vida… Es decir, quizás te es más cómodo ayudar a los demás y ser la «chica buena» que indagar en tu interior y descubrir qué quieres de la vida, quizás estás muy perdida en este asunto. Es sólo una apreciación ¿eh? por si ayuda 😉

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.