He hablado varias veces de la gratitud en este blog y en mis publicaciones en redes sociales. Es un sentimiento hermosísimo, qué duda cabe, que nos hace ver las bendiciones de nuestra vida y nos da fuerza para salir adelante.

Sin embargo, creo que no es conveniente forzarla. Es decir, si en un momento dado te sientes espontáneamente agradecido con la vida, con tu pareja o con tus circunstancias, pues maravilloso, pero si no es así, culparte porque no sentir gratitud tiene efectos contraproducentes.

Ahora mismo estamos inmersos en una pandemia mundial que está teniendo y tendrá graves consecuencias: colapso sanitario, personas aisladas e incomunicadas, falta de libertad de movimientos, incertidumbre, una fuerte crisis económica, quizás incluso un cambio de paradigma social y político.

Ante este panorama puede que sientas una enorme gratitud si tú y los tuyos están sanos… o no.

Puede ser que ahora mismo te sientas abrumado, acongojado o simplemente con la mente embotada ante los acontecimientos.

Y está perfecto. De hecho, si habitualmente te permites NO sentirte agradecido (o no sentirte feliz, o alegre, o positivo) significa que eres una persona sincera y conectada son su mundo interior.

De todo ello hablo en el audio de hoy. Prepárate una infusión (que el café quizás es excesivo, je) y dale al Play que te lo cuento:

 

(Selecciona «Reproducir en el navegador» aquí arriba )

 

Algunas notas:

En este episodio menciono este artículo: El papel fundamental de los sentimientos en nuestra vida. Ahí te explico que no hay sentimientos que «no deberías» tener.

De hecho, a veces desde el coaching se dice erróneamente que los pensamientos originan los sentimientos y que, por tanto, controlando tus pensamientos, cambiarás tu forma de sentir.

Es una idea con la que no estoy nada de acuerdo. De hecho, y si lo piensas un poco, las emociones son muchas veces súbitas, incontrolables, te pueden transportar diez años atrás en un solo segundo (por ejemplo cuando escuchas una canción que te recuerda mucho a una época).

Por lo tanto eso de «controlar los pensamientos para controlar los sentimientos» me suena más bien a… CENSURA. Autocensura. La peor que puede existir.

estar bien

También hablo en el audio de esa frase tan típica de «no te sientas mal, que hay gente que está peor que tú» que es una manera de desacreditar los sentimientos del otro o los propios.

¡Claro que en cualquier situación hay gente que está peor! ¿Y?

Puede coexistir tu malestar con un malestar aún mayor. No porque alguien esté sufriendo más que tú eso invalida tu sentir.

 

En definitiva, espero que este audio te haga pensar y como siempre, tus reflexiones son más que bienvenidas en los comentario.

¡Recibe un fuerte abrazo!

 

Escucha el episodio 5 en iVoox

Escucha el episodio 5 en Spotify

Escucha el episodio 5 en Apple Podcast

 

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

¿Te gustaría aprender tarot terapéutico? Inscríbete gratis a este curso

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.