Hace unas semanas Begoña Tormo, del programa «Dos hasta las Dos» de Onda Madrid, me entrevistó para hablar sobre los mitos que tenemos en torno a encontrar y vivir de nuestra vocación (programa completo aquí).

Hay muchas personas que sueñan con dejar un trabajo que no les satisface y probar a vivir de sus propios talentos, de eso que les apasiona y nunca pensaron que pudiera ser su profesión… hasta que lo consiguieron.

En este programa cada día se entrevista a una persona que logró que ese sueño se convirtiera en realidad (si tu asignatura pendiente es esta, te recomiendo echar un vistazo a anteriores ediciones).

En mi caso, no cuento tanto mi experiencia sino algunas conclusiones sobre este tema de «encontrar tu vocación» que amplía lo que escribí hace tiempo, y cómo enfoco yo desde mi perspectiva profesional.

Te dejo el clip de la entrevista y también la transcripción con algunas notas adicionales que van en cursiva.

Espero que te ayude y te resulte provechosa. 🙂

 

Entrevista en: Dos hasta las Dos.

¿Has pensado alguna vez en cambiar de vida?

¿Te sientes atrapado en un trabajo o en una rutina que no te gusta?

¿Tienes una pasión a la que te gustaría dedicar tu tiempo por completo?

RING RING RING

Hay mucha gente que ha sentido esa llamada. ¡Y se atrevieron a escucharla!

 

Transcripción de la entrevista (y algunas anotaciones posteriores):

Begoña: Amparo buenas noches.

Amparo: Hola buenas noches Begoña.

Begoña: Bueno, yo sé que tú también en un momento dado cambiaste de vida porque tenías una profesión o  actividad laboral que no te hacía realmente o completamente feliz.

Amparo: Así es, en concreto yo era profesora de secundaria de biología. Es un trabajo bastante estable y además tenía posibilidad de trabajar. Llegó un momento de mi profesión que no me hacia feliz, no era lo que yo quería, así que lo dejé todo, me cambié de ciudad y me hice coach y escritora por internet que es mi verdadera vocación. Desde ahí ayudo a otros hacer esa transición y encontrar que es lo que les gusta de verdad.

(Si quieres saber más sobre mi historia y cómo descubrí cuál era mi vocación, lo puedes leer aquí)

 

Begoña: Tienes una página con un nombre  súper gráfico, se llama puedoayudarte.es, más claro ¡Agua! A mí me gustaría que empezáramos hablando de esos mitos de la vocación. Para empezar, parece que la vocación tiene que ser algo inamovible durante toda la vida, parece que tiene que ser algo innato, que nacemos con ello, parece que no puede ser una vocación tardía, yo creo que eso lo tenemos todos en la cabeza ¿no?

Amparo: Si exactamente, yo creo que uno de los mitos que más daño hace. El de pensar que la vocación la tiene uno a los 5 años, que dice “Quiero ser médico” y a los 18 ya la confirma y se hace médico. Pero hay muchísima gente que encuentra su vocación a los 40, a los 50, que son las personas que se llaman en inglés “Late Bloomers» como los que florecen tardíamente.

Luego también hay gente que tiene muchas pasiones, entonces la vocación no tiene que ser una. Hay un término que a mi me ayudó mucho cuando lo encontré, y lo digo a mis clientes, que es el de personas “Multi-apasionadas”. A lo mejor te encanta la floristería, pero también la psicología y las ciencias. Bueno, de todas esas cosas que te gustan elije una o combinas varias y has de eso tu carrera profesional, que se puede. Claro, ahora con Internet sí que tenemos esas posibilidades en la cabeza, pero si pensamos así hace 25 años o 30 (me remonto a la época donde era adolescente) esas opciones no existían, uno tenia que pensar en una profesión más o menos convencional, abogado, arquitecto, médico.

(Afortunadamente, Internet nos ha abierto un abanico de oportunidades enoooorme y nos da la posibilidad de acceder a la vida de otras personas (que publican en blogs, canales de Youtube, radio, etc.) que pueden inspirarnos enormemente a la hora de construir nuestra vocación. Porque si otros han podido ¡también podremos nosotros!)

 

Begoña: También vivimos en un país donde los padres, evidentemente todos pensando lo mejor para sus hijos, persiguen la estabilidad, vivimos en un país un poquito de funcionarios. Pensamos que lo mejor es tener un trabajo estable, que, aunque no tengamos un sueldo elevadísimo que sea todos los meses, que vas a cubrir gastos. Somos un poquito, me van a perdonar, un poquito mediocres en nuestras aspiraciones.

(Sí, y además muchos tenemos miedo a destacar, o miramos con cierta sospecha que en realidad enmascara nuestra envidia, a quien se atreve a brillar en todo su esplendor)

 

Amparo: Totalmente y además no solamente nos gusta un trabajo estable, sino que nos gusta un trabajo con glamour o con estatus; entonces decir que mi hijo es arquitecto como que me luce mucho, pero si digo que es agricultor ecológico ya me luce menos y si es un poco más bohemio no me luce nada ya. Luego hay otro mito de la vocación, qué es que una vocación verdadera solamente es algo que brilla mucho. O sea o soy Steve Jobs o ya si soy un programador de más bajo nivel entonces, ya no es una vocación.

Begoña: Ya normalito no, ya no mola eso (risas)

Amparo: Exacto, o creemos que si quiero ser cantante, o firmo con las mejores firmas discográficas o si me dedico a cantar en un pequeño espacio y me lo paso bomba, eso no vale, porque no he llegado al estrellato, y en realidad es vocación tanto una como la otra. La vocación la defino como tres ingredientes: 1) Es una pasión: algo que me encanta, 2) Es un talento: algo que se da especialmente bien y el 3) Es algo que pongo al servicio de todos. Entonces si hago algo que me gusta, se me da bien y la gente disfruta con ello, ya es una vocación.

 

Una vocación es (1) una pasión, algo que me encanta; (2) un talento, que se me da especialmente bien y (3) lo pongo al servicio de todos - ¡Twitea esto!

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Begoña: Y sobre todo, creo que has dado en la clave. Parece efectivamente que todas las carreras tienen que ser «el top» sobre todo en las disciplinas artísticas. Porque estamos acostumbrados a que si eres un abogado puedes ser un abogado normal, no hace falta que estés en el tribunal de la Haya y sin embargo parece que si quieres ser cantante y no estas a la altura de Madonna o no vas a ganarte la vida con ello no cuenta.

Amparo: Exacto, parece que «no has triunfado, no has seguido la vocación». Y la verdad que no es así. Creo que el mayor triunfo que puede tener una persona es ser feliz con lo que hace y llevar una vida que le guste. Sencillamente que se levante contento, que haga un trabajo que sabe que a la gente le hace bien y que se acueste con ilusión por empezar el día siguiente.

 

descubrir tu vocacion
Guárdalo en Pinterest

 

Begoña: Totalmente de acuerdo. Yo en tu web vi que tienes tres conceptos importantes: Claridad, confianza y propósito. Explícame un poquito a que te refieres cuando hablas de cada una de estas palabras.

Amparo: Para mí son tres conceptos que uno debería de tener muy claro si quiere llevar la vida que quiere.

La claridad es imprescindible porque, si quieres llevar una vida mejor, tienes que tener claro cuales son los ingredientes de esa vida mejor, porque hay mucha gente que dice “Yo quiero ser más feliz” o “Quiero llevarme mejor con mi pareja” y vale, pero ¿a que te refieres en concreto? O sea, tienes que buscar tanto cuál es tu vocación como qué tipo de estilo de vida te gusta, qué tipo de casa te gusta, qué relación sería para ti nutritiva y una vez que tengas claridad de lo que quieres ya vas a ir a por ello. Porque así en abstracto o en ambiguo es muy difícil perseguir la felicidad ¿no? ¿Por donde empieza uno a ser más feliz? La claridad sería eso, encontrar realmente que es lo que tienes que cambiar y de que manera.

Luego la palabra confianza, para mi también es básico porque a ver, también por cultura muchos de nosotros, por crianza, por la sociedad, tenemos la autoestima un poquito lastimada, entonces, uno tiene que creer en sí mismo y ligándolo un poco con el tema de la vocación, tiene que pensar que va hacer un bien a los demás. Es decir, yo como cantante tengo que saber que lo que hago es valioso para ofrecerlo a los demás y que ellos se sientan bien y yo también.

La confianza es una medida como de valor interno, yo tengo que sentir que soy valioso y confiar en que lo que voy a ofrecer al mundo está bien porque no te imaginas la cantidad de vocaciones, Begoña, que no se llegan hacer porque uno no siente que lo que tiene es bueno, no confía en su producto o en su servicio. Entonces claro, aunque sea muy bueno, si yo soy un cocinero maravilloso, pero no me lo creo pues me quedo paralizado.

Y luego la última palabra es “Propósito” que me da la dirección. Si yo tengo claro lo que quiero y confío en mí mismo, el propósito es el sentimiento de «esto merece la pena, esto está en mi destino». A mí me gusta mucho la palabra «destino», para mí el destino es como el camino de cada uno que nos llevaría a la realización.

Begoña: Destino que podemos cambiar, evidentemente.

Amparo: Claro por supuesto, digamos que existe el Destino en mayúscula que sería como “Mi destino es seguir mi vocación porque así me realizo yo y hago felices a los demás”. Luego está el destino con minúsculas que es “lo que yo hago”, no «lo que debería hacer» en un plano más espiritual, digamos. El propósito para mí sería conectarte con tu Destino en mayúscula, con lo que tú has venido hacer a este mundo y no con lo que, perdido por ahí en el camino, estás haciendo.

Begoña: Efectivamente pero como tú decías (si no tú no tendrías trabajo) esas cosas muchas veces nos cuesta darnos cuenta, porque es mucho más fácil saber que no estas haciendo lo que quieres que saber qué es lo que quieres hacer.

Amparo: Exacto, pero aun así cuando tú sabes lo que NO quieres o NO te gusta vas descartando opciones, entonces bueno, es como especie de poda «eso no»,  «eso tampoco» ¿entonces que me queda?

Begoña: ¿Y la valentía para dar el paso? Porque nosotros escuchamos todos días historias de gente que ha abandonado profesiones para las que ha invertido mucho tiempo y mucho dinero. Estamos hablando de médicos, de ingenieros, de gente que ha renunciado al aspecto económico de una vida más cómoda para una vida más incierta, pero con más satisfacciones en otro plano.

Amparo: Si, hay que ser muy valiente para dar el paso y además no solamente se renuncia a lo económico, que es lo primero que vemos, también como decía antes al estatus, al brillo. No es igual decir que “soy médico cirujano” a “ando en los bares cantando”. Igual el estatus en España importa mucho y a las familias también.

Entonces a ver, volviendo a tu pregunta, hace falta valentía, pero yo por experiencia personal te digo que no hace falta tanta. Cuando tú sientes una llamada es sorprendente la cantidad de cosas que eres capaz de hacer que no pensabas que ibas a ser capaz de hacer. Yo creo que más que obligarse a ser valiente la clave para dar ese salto es que tú lo sientas muy claro, muy fuerte y casi que eso te obliga a dar el paso, es como que tira de ti. Creo que una vocación verdadera tira de ti.

La clave para dar un salto importante en la vida es que lo veas muy claro y estés muy seguro. Una auténtica vocación tira de ti - ¡Twitea esto!

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Begoña: ¿Y en qué punto acude la gente a ti para que les eches una mano?

Amparo: Sobre todo en la fase de claridad, en la de: “¿Qué me gusta?”. Tengo muchísimas consultas de “No sé cuál es mi vocación” “No sé qué me gusta” “No sé cuál sería mi profesión ideal” sobre todo más general incluso “No sé cuál es mi vida ideal”. Esta fase de encontrar claridad, sobre todo si hablamos de encontrar la vocación, es un camino largo. No es que tus haces un proceso y yo te digo “Esta es tu ,profesión ideal” y te lanzas y ya.

(Aquí remito a mis lectores a un artículo que escribí hace tiempo donde especifico que los grandes cambios de la vida se transitan peldaño a peldaño, y no tenemos que saber el resultado final o todos los pasos, sino tan sólo «el siguiente mínimo paso»)

 

Luego la fase B sería que esta vida nueva que tú vas a dar, con valentía, la puedas sostener. Porque no es fácil renunciar. Creo que el principio de un cambio es fácil porque hay mucha motivación y mucha ilusión, pero cuando uno ve lo duro que es emprender, por ejemplo, o cambiar drásticamente de vida, ahí si aparecen de repente un montón de miedos

Begoña: Se hace más difícil mantener esa decisión que tomarla.

Amparo: Mucho más, muchísimo más. Por mi experiencia es así y hay mucha gente que me ha consultado porque ha cambiado a otro trabajo (por ejemplo, se ha hecho emprendedor) y me dice “Es que creo que estoy peor porque trabajo más, veo menos a mi familia”. Entonces ahí hay que hacer ajustes, y es verdad que cuando hacemos un cambio que no mucha gente alrededor apoya y luego estamos mal pues nos entran las dudas.

Pero bueno, al final con dudas, sin ellas, con obstáculos o sin ellos, la mayoría de la gente que yo conozco que tiene una vocación, persevera. Es muy raro que uno deje de lado su vocación porque “se me ha hecho muy difícil o tenga muchos problemas”, es muy raro.

Begoña: Pues con problemas, sin ellos, lo importante es eso, esos conceptos de los que nos hablaba Amparo Millán. Muchas gracias por habernos atendido para ayudar a toda esa gente que está en un momento de duda, de dificultad y que al final salen si tienen esas ganas y lo tienen claro y tú le ayudas a ello. A seguir trabajando.

Amparo: Muchísimas gracias Begoña a ti y a tu equipo y espero que los oyentes les haya quedado un poquito más claro. A seguir trabajando, hay mucho por delante.

Begoña: Gracias, un abrazo Amparo.

Amparo: Un abrazo grande, hasta luego.

 

Espero que esta entrevista os haya supuesto un chute de claridad (dicho sea de paso) y de motivación.

Si os queda alguna pregunta o comentario estaré encantada de responderlos, y si en tu caso eres una persona que ha dejado una vida convencional por perseguir tu pasión, por favor comparte tu historia en los comentarios ¡seguro, segurísimo que ayudas a alguien más!

Un abrazo a todos y os leo.

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

1 Comentario

  1. Muy buena entrevista, directa y fácil de entender el mensaje. La verdadera vocación es la que te hace feliz. Un mensaje muy poderoso.
    Gracias!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.