Un poema como cualquier otro. Fue escrito hace unos años (¿tres, cuatro, tal vez más?) y dice así:

 

Hay una extraña dentro de mí que me susurra cosas;
A veces me hace reír con sus ocurrencias
y otras me escandaliza.
Casi siempre me enfado con ella porque es una loca idealista,
y le digo con dureza
“¿no ves qué eso es imposible?”

Otras veces lo que ocurre es que me entristezco,
Esos sueños que me cuenta son tan hermosos…
Pero a la vez tan lejanos que al pensar en ellos siento
Una punzada en el pecho.

Hay una extraña dentro de mí que me susurra cosas
Y en algunas ocasiones, las menos,
Me siento en soledad frente a un sitio que me inspire y dialogo con ella.
En vez de rechazar de primeras sus sugerencias atrevidas,
Las escucho,
Las sopeso y
Analizo las dificultades y posibilidades.
Cuando estamos así, conectadas,
Su genialidad y mi sentido práctico trabajando a la par,
Siento que me embarga una ola de serenidad, de dulzura y de fuerza tal,
Que llego a pensar que quizás esa loca no tiene intención de hacerme daño.

Es más, a veces le doy la razón y me digo:
¿Y si la loca fuera yo?

… Movida por estas cavilaciones, durante un tiempo, comienzo a comportarme de un modo extraño…

Me vuelvo más contundente al hablar,
Expreso ideas osadas sobre el mundo que me sorprenden incluso a mí misma.
Me paso noches sin dormir porque la luna me cuenta secretos.
Encuentro cosas admirables donde otros sólo ven miseria y autodestrucción
Siento mi cuerpo que a veces es de agua, otras de arena
Y otras de un fuego abrasador.

Los que me rodean no tardan mucho en sentirse amenazados por estos intrigantes comportamientos…
Y me dicen:
Dios mío, pero qué te estás pasando, estás perdiendo el juicio.
Añadiendo a sus palabras miradas cargadas de reproche
Y de paternalismo.

Reconozco que no soy valiente y cuando escucho esas frases me congelo por dentro
Y me entra miedo.
Y después del miedo, empiezo a dudar
de esa extraña que habita dentro de mí y que me susurra cosas.
Y con la duda, también crece una rabia desconocida
Que me hace increparla y decirle:
¡Vete de aquí, largo!
¡Has vuelto a engañarme y a fastidiarme la vida!

Destierro a la loca que habita en mí con violencia
Como se supone que es lo correcto…
Mas luego… durante muchos días… siento como si algo se me hubiera apagado dentro.
Me levanto, me visto, hago mi trabajo diligentemente,
como,
converso,
me ducho,
me acuesto,
Pero es como si no pudiera disfrutar de nada.
Todo es tan tibio y recatado.

Mis familiares y conocidos se acercan otra vez a mí
con sus sonrisas de oreja a oreja
y exclaman: qué bien, has vuelto a ser la persona sensata de siempre
Ellos también luchan a muerte con sus locos, me dicen,
No hay que bajar ni un momento la guardia,
En cuanto te descuidas, esos rufianes te ganan la batalla.

Poema sobre la parte loca y salvaje que habita en cada uno de nosotros
Compártelo en Pinterest

 

Me voy con estas personas a tomar una cerveza para celebrar mi vuelta al mundo normal,
(hay tanta compañía en el mundo normal)
Pasan muchas semanas así… hasta que algo en mí empieza a echar de menos
esa viveza genuina y hermosa
De la extraña que habita en mí.

Sé que le dije que se fuera de mi vida, pero ¿por qué ser tan contundente?

Así que la llamo, al principio muy flojito
Y le pido disculpas:
Venga, olvídalo, sé que fui muy dura
¿y si volvemos a hablar de vez en cuando?

Por sorprendente que parezca, la loca siempre responde a mi llamada
Y aparece.
Creo que me necesita de una forma tan misteriosa como yo a ella.

Volvemos a encontrarnos de cuando en cuando
y todo el proceso empieza de nuevo:
Ella me susurra cosas, que a veces me hacen reír
Y otras me escandalizan;
A veces juzgo con dureza sus ideas,
Y otras sus pensamientos me trasladan una nostalgia inmensa,
De algo que no he vivido pero quiero experimentar.
Cuando por un casual no desdeño sus sugerencias y conectamos,
Vuelvo a generarse en mí esa ola de fuerza, serenidad y dulzura
Que se termina aplacando cuando crece demasiado

Y este es el baile que llevamos…

Lástima que por dudas y por falta de valentía
Esa extraña que susurra dentro de mí no pueda ser una amiga querida,
Siempre presente en mi mundo,
ese tipo de amiga jovial y sorprendente
Al que uno abre la puerta, con la mirada expectante
Y le pregunta:
Bueno,
¿y qué me traes hoy…?

 

A la loca que habita en mí.

Y a Carmen S. que me propuso una acción valerosa dentro del curso 21 días, y bueno, al final fue que este poema viera la luz 😉

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

2 Comentarios

  1. Amparo, que hermoso poema de algo tan cierto y tan presente en nuestras vidas….vivo día a día con esa extraña y muchas veces la juzgo y quisiera callarla para siempre, pero estas palabras me hace ver lo necesaria que es ella en mi vida.
    Ella me muestra mis sueños y deseos más grandes y escondidos, y sin ella como los desentrañaría.
    Ahora sé que no puedo vivir sin ella, porque de lo contrario perdería una parte importante y genuina de mi!
    Saludos y gracias por tan bello regalo.

    • Amparo Millán Responde

      Macarena, muchas gracias por tu comentario y cómo me alegro que este texto, al que has llegado por casualidad, te haya hecho reconectarte con esa parte genuina, soñadora y hermosa que hay dentro de ti 🙂 No, nada de juzgar y callar a la extraña dentro de ti, es hora de abrirle paso y poner tu “racionalidad” al servicio de esos sueños.
      Un fuerte abrazo!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.