La fascinación por saber cómo será el futuro lleva a muchos a consultar con videntes y profetas de todo tipo. “¿Qué me va a pasar?” nos preguntamos”¿Me irá bien en la vida?” “¿Conseguiré trabajo?” “¿Aparecerá por fin esa media naranja con la que sueño desde hace años?”

Predecir el futuro parece un arte enigmático y difícil pero en realidad… todos tenemos la respuesta a lo que nos va a suceder delante de nuestras narices. 

Supongo que has caído en este artículo porque buscas una manera infalible de conocer lo que te va a pasar. Buscas un método de adivinación (el tarot, la bola de cristal, los posos del café, la quiromancia etc.) cuanto más espectacular mejor, que te de respuesta a tus inquietudes sobre el futuro.

Y… lamento decepcionarte pero este artículo NO es de tipo esotérico. NO voy a mencionar técnicas de adivinación, ni rituales mágicos, ni nada que se le parezca. Puedes salirte de inmediato de esta página si eso es lo que andabas buscando, porque no lo encontrarás aquí.

De lo que sí voy a hablarte es de una manera de predecir el futuro que no tiene que ver con la magia sino con un ejercicio de conciencia y consiste en lo siguiente:

Vaticinar el futuro observando tu realidad hoy. Y a partir de ahí, evaluar las tendencias.

 

¿Quieres saber cómo te irá el año que viene? Mira lo que estás haciendo este año.

¿Quieres saber si encontrarás por fin al amor de tu vida? Observa con honestidad si estás abiert@ a una relación o por el contrario tienes resentimiento y miedo al amor.

¿Quieres saber si vas a conseguir logros importantes, esos con los que sueñas? Mi respuesta sería la siguiente: ¿estás colaborando, hoy, para que esto sea posible? ¿Estás haciendo algo para mejorar tu vida o te limitas a estar sentad@ y “esperando”?

Lo sé, este no es el artículo sobre predecir el futuro que esperabas, pero quizás no has caído aquí por casualidad… Quizás esta información, y no un método de adivinación a través de las líneas de la mano, es lo que DE VERDAD necesitas saber.

Así que vamos a ver en detalle cómo puedes adivinar lo que te va a pasar sin consultar a un vidente.

 

¿Se cumplirán mis deseos?

Si yo te dijera que tengo el poder de leer el futuro, me harías una pregunta como esta: ¿Se van a cumplir mis deseos? O concretarías un poco más: ¿Me quedaré embarazada pronto? ¿Me convertiré en cantante de éxito? ¿Ganaré mucho dinero? ¿Viviré en una casa en medio de la montaña, como siempre he querido? ¿Me reconciliaré por fin con mi familia?

Imagina que yo, en vez de consultar tu pregunta con una bola de cristal, te miro fijamente y te suelto:

Veamos… ¿Estás haciendo algo, por pequeño que sea, para encaminarte a ese deseo? ¿O te pasas la vida soñando con ello, leyendo cuentos sobre el héroe o la heroína que querrías ser, pero sin pasar a la acción?

 

 

Tal vez mi pregunta te pille por sorpresa, tal vez te levantes de la sala muy indignad@ y me digas que mis dotes proféticas dejan mucho que desear…

Pero en realidad, te estoy haciendo la pregunta más importante de todas, porque el futuro no es algo azaroso ni casual, el futuro depende de lo que hayas hecho en el pasado, de lo que estés haciendo en el presente, y de lo que te comprometas a hacer en el futuro cercano.

Para predecir el futuro, no hay más que mirar cuál es la tendencia actual.

 

Y aunque los milagros y los desastres inesperados existen, la forma más fiable de saber si se cumplirán o no tus deseos es observar si estás poniendo de tu parte para que eso pueda acontecer. Eso es todo.

Si estás en un proceso de cambio, bien de aspectos externos o de tu mentalidad, te aseguro que tus deseos se acabarán materializando, más tarde o más temprano. Puedes estar tranquil@.

Si por el contrario los días pasan y, ni creces como persona, ni dedicas si quiera cinco minutos al día a avanzar en tu proyecto, lamento decirte que ese sueño no será posible… No me hace falta poder adivinatorio ni bola de cristal para saberlo. Por tanto:

 

Si hoy no trabajas para construir un futuro mejor, lo que te traerán los años venideros es más de lo mismo que estás teniendo ahora.

 

Jugando a predecir el futuro

Ahora que acabo de revelarte mi secreto, te invito a observar las vidas de las siguientes personas y a predecir conmigo cuál será su destino. Verás como es tan fácil como suena:

 

Empecemos con Mariela, que es una mujer con un grave problema de sobrepeso que afecta a sus relaciones, su trabajo y su autoestima. Mariela sueña con sentirse ágil, atractiva y saludable, pero no se compromete en serio con ninguna dieta. Ha empezado varios procesos para perder peso pero como mucho ha durado un mes, y abandonar una y otra vez ha minado aún más su confianza… Parece que algo le impide ser constante y amable consigo misma.

En vez de averiguar qué es esto que la detiene, Mariela se mete en el bucle de empezar dietas y abandonarlas una y otra vez. Con cada nuevo fallo, el sentimiento de fracaso y de culpa se acentúa más y más.

Ahora juguemos a adivinar el futuro: ¿Qué pasará con Mariela? ¿Conseguirá lo que sueña, convertirse en una mujer delgada y segura de sí misma?

 

Dejemos a Mariela y observemos a Jaime, un hombre de cuarenta años casado, con dos niños pequeños, y que lleva trabajando en la misma oficina desde hace veinte años. Su vida se había vuelto rutinaria y por eso hace unos años empezó a soñar con cómo sería montar su propio negocio de restauración, algo con lo que siempre había fantaseado… Como es una persona prudente, en lugar de plantearse un cambio drástico, empezó en su tiempo libre a aprender más sobre este tipo de negocios. Entrevistó a personas que llevaban sus restaurantes con éxito, examinó distintas posibilidades de negocio, empezó a preguntar por el precio de varios locales y fue contactando con proveedores potenciales.

Jaime sabía que la mentalidad para emprender era importante, así que, además de estas averiguaciones, dedicó dos años enteros a leer sobre desarrollo personal, marketing y formación empresarial. Animado por todo lo que estaba descubriendo, hizo incluso un proceso de terapia para averiguar cuáles eran sus valores, sus deseos y su vocación. Después de tres años de investigación exterior e interior, y de ahorrar todo lo posible, se siente listo y confiado y deja definitivamente su trabajo.

¿Cuál será el futuro de Jaime? ¿Le predecimos éxito o fracaso?

 

Finalmente ahí tenemos a Sara, que tiene 30 años, una pareja estable, un grupo de amigos muy majo y un trabajo prometedor del que sus padres se sienten orgullosos. Sara ha sido la típica “buena chica” que estudió algo con muchas salidas laborales (y que por cierto encantaba a sus padres) tiene novio formal desde los dieciséis años, nunca hizo locuras, y siempre actuó como se esperaba de ella. Esta mujer se siente muy unida a sus padres y tiene tan en cuenta la opinión de éstos, que vive con un miedo permanente a defraudarles

Todo parece ir bien en la superficie pero en el interior de Sara… empieza a crecer un sentimiento de vacío y de aburrimiento. Llega un momento en que se plantea si su vida es como quiere o si sólo ha seguido lo que se consideraba “correcto”. El trabajo cada día le gusta menos y con su pareja la pasión parece haberse esfumado hace años… Sin embargo, sólo pensar en decepcionar a los que la rodean le produce ataques de ansiedad. Por el momento, prefiere seguir con su vida tal y como es, aunque se sienta vacía, que romper con las expectativas que penden sobre ella.

Teniendo este panorama… ¿podemos predecir el futuro de Sara? ¿Qué crees que le va a pasar si sigue atrapada en las convenciones sociales y en agradar?

 

 

En definitiva, si estas tres personas siguen encarando la vida de la misma manera, podemos averiguar su porvenir sin necesidad de poderes especiales.

En el caso de Mariela, podemos predecir que, hasta que no se enfrente en serio al problema emocional que le impide perder peso (y parece que no está dispuesta a hacerlo, por el momento) no sólo se quedará como está, sino que su vida irá cuesta abajo en una espiral de culpa, malestar y desmotivación cada vez peor…

En el caso de Jaime, el nuevo emprendedor, las cartas auguran éxito. Pero este éxito no tiene nada que ver con la casualidad, sino con que él es una persona proactiva, perseverante y con capacidad para aprender y superarse a sí misma. Cualquier cosa que le suceda, incluso los fracasos, sabrá tomarla como una experiencia positiva en su camino hacia el éxito.

El caso de Sara es el más divertido de adivinar. Vaticino sin miedo a equivocarme que, por mucho que ella luche por ser la “niña buena”y no decepcionar a sus padres y a sus amigos, llegará un momento en que la insatisfacción será más fuerte, su verdadero yo buscará la manera de salir a la luz y le darán igual las excusas. No me cabe la menor duda de que el destino va a traer a Sara, en pocos años, una situación que va a poner su vida patas arriba, con el fin de que salga de esa estructura tan rígida (y falsa) en que se ha metido. Que este proceso de liberación sea amable o dolorosísimo, sólo depende de ella. Será amable si está dispuesta a dejarse llevar por lo que la vida propone, y será difícil si se resiste con todas sus fuerzas a salir de la torre en que está presa.

En definitiva, el futuro de una persona es consecuencia de sus acciones y sus decisiones HOY y de lo que está dispuesta a comprometerse de ahora en adelante.

 

Recogemos lo que sembramos, es así de sencillo. Esto no debe conducirnos a la culpa, por favor, no, desterremos la culpa tóxica, sino que debe ser un estímulo para empezar a hacer las cosas de forma diferente.

¿Quieres tener un futuro brillante? ¿Quieres que se cumplan esos sueños que palpitan dentro de ti? Entonces comienza a hacer los cambios interiores y exteriores para que eso sea posible. No tengas prisa, y evita tomar acciones impulsivas que pueden traer más desastres que beneficios, pero empieza hoy.

 

Agradeciéndonos lo que hemos conseguido

Finalmente, no me gustaría terminar este artículo sin ponerte frente a los ojos la potencia que tiene el presente sobre el futuro, y lo mucho que has hecho para mejorar tu vida aunque no te hayas dado cuenta.

Mira a tu yo de dieciséis o veinte años… ¿Te has mantenido igual o has cambiado? ¿Qué logros has alcanzado desde entonces? ¿Qué cosas jamás soñaste hacer y hoy soy una realidad? ¿En qué has crecido, qué has aprendido?

Dice Wayne W. Dyer en el superéxito de ventas “Tus zonas erróneas” que:

Las cosas no se solucionan nunca solas. Como mucho, las cosas cambian, pero no mejoran. Si tu vida es mejor de lo que era, es porque tú has hecho algo constructivo para mejorarla.

 

Por lo tanto, si algún aspecto de tu realidad es mejor de lo que era hace unos años, es el momento de felicitarte y reconocer tu esfuerzo. Porque lo que ha cambiado en tu vida no ha sido obra del “azar”, sino TUYA.

Si pudiste solucionar un problema en el pasado, puedes volver a solucionarlo ahora.

Si en algún momento tuviste la fortaleza, la paciencia, la valentía o la constancia para hacer un cambio positivo en tu realidad, aunque todo parecía difícil, no hay motivo para que no puedas hacer lo mismo ahora.

Tu destino está en tus manos. Y en tu interior, siempre has tenido la llave para que sea lo más luminoso posible.

 

No te quedes esperando pasivamente a que lleguen tus sueños.

¡Constrúyelos desde hoy, para que sean una realidad en los años venideros!

 


Créditos de las imágenes:

Imagen destacada: Zoltar the fortune teller via Flickr Creative Commons

Resto de imágenes: Stencil

 


Cómo analizar tu presente y crear un futuro mejor

Si resuena contigo el mensaje de este artículo, entonces te recomiendo echar un vistazo a mi servicio de tarot terapéutico.

Llevo desde 2015 utilizando el tarot como un instrumento de autoconocimiento y como forma de recuperar nuestro poder personal.

En este momento estoy ofreciendo una sesión intensiva, de aproximadamente dos horas, en la que realizo dos tiradas con un propósito muy específico. La primera sirve para hacer un diagnóstico amplio de nuestra realidad y determinar qué temas o situaciones suponen un conflicto en nuestra vida, o qué recursos no estamos potenciando. En la segunda tirada, nos centramos en una o varias preguntas específicas que te hayan quedado.

 

Las sesiones se pueden realizar en persona, por teléfono o por Skype. Si quieres saber más de este servicio y reservar tu sesión, haz clic aquí –> Sesión intensiva de tarot terapéutico: “Claridad, impulso y propósito”

Recuerda: Un futuro alegre y luminoso se consigue entendiendo el pasado (aprovechando las lecciones que traen el dolor y el fracaso) y actuando de manera distinta en el presente. No dejes tu futuro en manos del azar. Conéctate con tu poder personal y actúa cada día en la dirección de tus sueños.

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

12 Comentarios

  1. Hola! Excelente artículo! Me encanta cómo lo has expresado y el contenido es sensacional. Siempre pensamos que va a pasar algo que nos cambie la vida ….Pero me permito este momento para preguntarte algo….llevo años estancada, a nivel sentimental ya cambié y mejoré, pero a nivel profesional …..estoy en situación muy difícil. En un mes se acaba la subvención y he hecho varias entrevistas en trabajo que sé que son un parche pero me reportarían necesarios ingresos, y no me seleccionan, con lo que mi bloqueo para saber por qué camino está mi vocación es mayor. ¿qué me aconsejas? muchas gracias por el artículo, sé que debo ponerme en marcha para esos cambios que quiero en mi vida profesional….gracias de nuevo.

    • Amparo Millán Responde

      Hola Sus y muchas ganas por comentar!
      Con respecto a tu pregunta de cómo salir del estancamiento profesional… Por lo que veo, una parte de ti quiere desesperadamente encontrar la vocación y por eso se resiste a entrar en cualquier trabajo (eso de que no te seleccionan puede ser porque, en el fondo, tú NO QUIERES que te seleccionen, e inconscientemente boicoteas las entrevistas). Es como si tu brújula interior te estuviera pidiendo que tomaras el asunto en serio… Que parases un poco para descubrir qué quieres hacer, en vez trabajar en lo que has hecho siempre… Ahora bien, si necesitas el dinero urgentemente, entonces el mejor trabajo es el que surja primero.
      Ante esta disyuntiva, mi pregunta es: ¿puedes compaginar el tener un trabajo cualquiera, que pague las facturas, y a la vez empezar con otra cosa que te haga feliz? O bien: ¿y si primero intentas buscar trabajo en algo que te guste, y si después de un mes no lo has conseguido entonces vuelves a las entrevistas de siempre?

      Creo que la clave en tu caso es reconocer que tienes LAS DOS necesidades: dinero y vocación. El trabajito a realizar es encontrar la manera de encajar ambas en tu vida. No rechaces ninguna de ellas y utiliza tu creatividad para ver de qué forma puedes ir consiguiendo ambas.
      Espero haberte ayudado, ¡un abrazo y hasta pronto!

  2. Bonjour Señorita Millán, fue un articulo para recordar; recordar que con un error no todo está acabado, sino que hay que buscar cuál fue el origen del problema y cambiar de estrategia hacía lo que deseamos. He estado siendo una persona pesimista que creo me tomará un día recordar mis logros pasados y agradecerlos, pero lo pondré en práctica. Gracias.

    • Amparo Millán Responde

      Hola Videca!
      Sí, es ESENCIAL que tomes el tiempo para recordar qué has conseguido en tu vida y agradecértelo. A veces no tratamos tan mal, somos tan poco amables con nosotros mismos, que es como si nuestro ser esencial se rebelara y nos dijera: “¡hasta aquí he llegado, ya no hago nada más por ti!” Además, el darnos cuenta de qué hicimos en otras ocasiones para resolver un problema nos puede dar una idea de qué hacer en la situación actual. Muchas veces las soluciones que aplicamos en el pasado nos sirven para el presente ¡pero no las utilizamos porque no nos paramos a pensar! Esos recursos que estoy segura que tienes, Videca, tienes que desempolvarlos… y ponerlos a operar en tu vida actual. ¡Ánimo y un abrazo!

  3. Inspiracional para el fin de semana, me identifiqué con la chica presa en su torre durante una etapa de mi vida pero ahora me identifico con el señor ya que estoy dando pequeños pasos que se que pronto van a darme la vida que merezco y quiero tener, tiempo para mi familia y un trabajo que me encante. Gracias Amparo y felicidades por tu labor.

    • Amparo Millán Responde

      Me alegro mucho de ese cambio Karina! Verás como tu actitud proactiva te trae un futuro lleno de objetivos cumplidos y satisfacción. Un abrazo y gracias por tus palabras!

  4. Hola Amparo!. Es interesante lo que dices sobre el azar. Yo siempre he tendido a pensar que está escrito lo que nos va a suceder, a pesar de lo que hagamos. Pero tu me has dado una nueva visión del tema, realmente interesante. Gracias Amparo.

    • Amparo Millán Responde

      Hola Clara,
      Eso de si el futuro está escrito o tenemos libre albedrío nos daría para laaaargas y fructíferas conversaciones 🙂 Por mi parte, me inclino a pensar que siempre, siempre, siempre podemos decidir o bien lo que nos pasa (como digo en el artículo) o bien lo que hacemos con eso que nos pasa. Si somos perseverantes y estamos conectados con nuestro deseos (para mí las dos cualidades más importantes) el futuro siempre va a traer sorpresas maravillosas. Tardarán más o tardarán menos, pero esas alegrías van a llegar con esta actitud. Por otro lado, todos recibimos “palos” de la vida (esta es una de las cosas que aparecen de forma clara en el tarot, la enseñanza de que todo el mundo pasa por momentos de indecisión, derrumbe, parálisis, cambios inesperados, etc.) pero en última instancia PODEMOS DECIDIR qué hacemos tras esas dificultades: ¿aprovechamos ese momento de dolor para hacernos más fuertes, compasivos, sabios, o sólo “salimos de ahí” como podemos?
      Gracias una vez más por tu comentario Clara, ¡un cariñoso abrazo!

      • Hola Amparo!. En relación con este tema , me gustaría saber tu opinión sobre el Karma, las energias positivas y negativas…

        • Amparo Millán Responde

          Hola!
          Bueno, en cuanto al karma… yo lo veo desde un punto de vista natural, no esotérico ni relacionado con algo sobrenatural. Creo que es ley de vida que si haces las cosas bien, cosecharás el bien, si no haces nada por tus sueños, no cosecharás nada, si te has pasado media vida criticando a tus hijos, éstos estarán resentidos contigo cuando sean adultos, y si vas peleando y sembrando odio por ahí… en algún momento esto te tiene que revertir, pues por probabilidad te toparás con personas que serán más fuertes que tú.

          Sobre el karma en relación con otras vidas (es decir, que tenemos que aprender ciertas lecciones porque en otras vidas obramos de forma maligna o ignorante) prefiero no opinar. Me incomoda este concepto de que tengamos que pagar por algo que ni nos acordamos (¿qué utilidad tiene?), pero por otra parte, reconozco que la idea tiene su lógica…

          En cuanto a las energía positivas y negativas… Bueno… no me gusta mucho hablar de energías, lo veo un concepto un poco abstracto y difícil de trasladar a la realidad. ¿Qué es tener energía positiva? ¿Y qué es tener energía negativa? Prefiero pensar de otra manera: yo creo que nuestro estado natural, como seres humanos, es estar en manada, de forma armoniosa (es decir EL AMOR), tener vitalidad para nuestros proyectos y una mente clara y lúcida (si el cuerpo humano es PERFECTO, y todo está milimétricamente orquestado, ¿cómo no lo iba a ser la mente?). Como eso es lo natural, cuando estamos así nos sentimos BIEN, y por tanto el bienestar auténtico y corporal nos indica que vamos por buen camino. Más que hablar de energía positiva o negativa, yo prefiero denominarlo bienestar o malestar. A veces, el bienestar a largo plazo requiere sacrificios y “malestar” a corto plazo; y otras veces, los sucesos dolorosos de la vida nos llevan a conseguir una sabiduría que de otro modo no podríamos conseguir (y por ello, esos sucesos dolorosos revierten en un mayor bienestar a largo plazo).

          Un estado negativo sería aquél en que nos alejamos de nuestra naturaleza, del bienestar físico, emocional, mental y espiritual que nos pertenece, y nos enredamos en sufrimientos inútiles, odios, desmotivación, ignorancia, adicciones… De todas formas, yo creo que este estado no es eterno para nadie, que siempre nuestro ser esencial nos va a empujar para que salgamos de ahí, porque en el fondo de nosotros mismos sabemos que no hemos venido a este mundo a estar enfadados, a sentirnos vacíos ni a hacer el mal. Y es esta esperanza de algo mejor la que nos lleva a emprender el viaje del desarrollo personal… Pero yo este proceso lo veo mundano, terrenal, sencillo, no algo relacionado con “energías incomprensibles” o fuera del cuerpo.

          Es un tema bonito el que has sacado y espero haber respondido a tus inquietudes de algún modo, ¡gracias! 🙂

  5. Buenos días, me ha parecido un buen articulo, te quería hacer una consulta, mi hija tiene 25 años y no ha tenido una relación formal con ningún chico,esta bastante desanimada porque todas sus amigas ya tienen novio, la verdad no se como ayudarla, que me aconsejas
    Gracias

  6. Tu artículo no resuelve mucho. Un ejemplo, la relación de pareja. Puede ser que uno esté abierto a una relación, y se llegue a tener una pareja. Ahora la pregunta es: ¿nos casaremos?. ¿Seremos felices?. ¿Qué tal si el 1 de enero todo se termina de golpe?. O cualquier otro día. Ahí uno dice ¡¿PERO CÓMO?! ¡SI TODO IBA BIEN ENTRE NOSOTRO!. ah pues..se terminó. A eso uno va con querer saber qué es lo que pasará con determinadas cosas. Ahora en el presente todo va bien….pero ¿¿en el futuro??. A eso vamos muchos de nosotros, querer saber algo a futuro sin pensar mucho en elpresente… Y muchas veces sin recurrir a una bola de cristal etc

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.