Vamos a hablar de dos tipos de personas. Las personas a las que “les pasan” cosas y las personas que provocan cosas.

Es fácil identificarlas cuando hablas con ellas. Las primeras, personas reactivas que sufren los avatares (supuestamente) injustos del destino, pronuncian frases del tipo “no me quieren en ningún trabajo”, “me ha dejado mi pareja”, “me vino una depresión”, “la gente me ataca”, “tengo mala suerte y no sé por qué” y así un largo etcétera.

A estas personas parece que todo les pasa sin que puedan hacer nada para evitarlo… Están sujetas a los vaivenes de la vida y se sienten sin control sobre las circunstancias externas, pero no porque realmente lo estén sino porque se han desconectado de sus sentimientos, reacciones, mentalidad y de su poder creativo.

Escribí hace algún tiempo un artículo que titulé “Todo lo que pasa nos pertenece“. Con esto quise decir que la manera en que se desenvuelve nuestra vida, en una parte grande, depende de lo que hemos estado haciendo los últimos treinta, cuarenta o cincuenta años.

Si hemos tomado decisiones inteligentes, valientes, alineadas con nuestro ser esencial, seguramente estaremos en un lugar agradable. Por el contrario, si hemos actuado movidos por el miedo, o si vivimos sin conciencia y sin preguntarnos nada, o si hemos sido egoístas, o si vamos montando líos y conflictos a nuestro alrededor, seguramente tengamos la sensación de que el mundo es injusto y que las desgracias “nos pasan”.

 

Y en realidad, la mayoría de las cosas no “nos pasan”. Salvo accidentes y cosas así, nuestras circunstancias las provocamos, las construimos día a día, nos demos o no cuenta.

 

Muchas personas rechazan este planteamiento porque les lleva a grandes sentimientos de culpa (“vaya, ¿entonces es culpa mía que todo me vaya tan mal, encima?”). Dejemos a un lado la culpa, de verdad… Una culpa sana debería durar cinco minutos y luego dejar paso a su compañera sabia que es la RESPONSABILIDAD y a su dinámico compañero que es el COMPROMISO. Una culpa sana no nos maltrataría día tras día sino que serviría como un “avisador” de mejora.

Así que, dejando a un lado el monstruo de la culpa desproporcionada, darnos cuenta de que nuestra vida es una creación propia, que está moldeada por nuestras decisiones y acciones pasadas es una noticia maravillosa… Porque significa que podemos utilizar este poder A NUESTRO FAVOR.

 

Las personas proactivas que crean su realidad

Frente a las personas a las que “les pasan cosas”, de las que acabamos de hablar, están las personas que actúan y toman las riendas de su vida.

Estas personas saben que hay acontecimientos imprevisibles, sobre los que no se puede hacer nada, pero que la vida deja un amplio margen de maniobra para generar nuevos eventos. Y en esto se esfuerzan.

Las personas proactivas se preguntan cuáles son sus deseos verdaderos y se paran una tarde, o una semana, o un mes entero si es preciso para hacer una hoja de ruta para conseguirlo.

También se paran a preguntarse cuál es el sentido o el aprendizaje de esto que les está pasando, y en vez de quedarse en una culpa tóxica, deciden hacer a partir de ahora algo diferente.

Las personas que crean su realidad saben que el éxito no es (muchas veces) rápido ni gratuito, que hay precios importantes que pagar y que tienen que ser perseverantes a veces más allá de lo que es racional.

Finalmente, las personas que toman las riendas de su vida invierten tiempo y dinero en conseguir lo que les apasiona, pidiendo ayuda si es necesario o formándose de manera continua para ser mejores profesionales o personas. Sin ninguna duda, una manera de reafirmar que algo es importante para nosotros y que queremos progresar en ello es dedicarle tiempo y dinero.

 

¿Tú en qué lado estás?

¿Qué quieres? ¿Cómo te gustaría ser? ¿Qué relaciones te gustaría tener? ¿Dónde querrías estar de aquí a 10 años? ¿Qué cosas sueñas con vivir antes de abandonar este mundo? Si no tienes respuesta a estas preguntas es el momento de hacértelas, en primer lugar.

Y ya sabes y tienes clarísimo lo que quieres y lo que necesitas… ¿por qué no tomas acción? ¿Por qué no moldeas y entrenas tu poder creativo, ese poder de materializar cosas en el mundo?

Muchas veces la respuesta a la pregunta anterior es la siguiente: porque no sabemos por dónde empezar o nos parece muy difícil.

Qué tremendo error… A veces pensamos que para conseguir la vida de nuestros sueños tenemos que comenzar haciendo cosas que nos dan mucho miedo, que son muy difíciles, que requieren una gran inversión de tiempo o de dinero. Cuando en realidad es mucho más sencillo que eso. Tan sencillo que podrías empezar hoy mismo, ahora mismo si me apuras.

Te lo comentaré: el camino hacia la vida de tus sueños se construye…

A partir de un proyecto. Un proyecto que se amolda a quién eres hoy, lo que tienes y lo que es posible en tu caso.

Vamos a verlo con más detalle.

 

El poder de los proyectos para cambiar nuestra vida

Si has leído mi artículo sobre cómo salir de situaciones de estancamiento o bloqueo, verás que el primer paso que propongo es empezar a movernos. Sí, como sea, de cualquier manera, “El movimiento es el remedio” que diría Gabrielle Roth.

Y un segundo paso para salir de un bloqueo (y también para construir la vida que deseas) es desarrollar un hábito o una acción enfocada y estructurada en el tiempo. A esto yo le llamo un proyecto.

Un proyecto es, por tanto, una acción continuada en el tiempo, que sigue un orden y que tiene un fin. - ¡Twitea esto!

Powered by Vcgs-Toolbox

 

La influencia positiva de tener un proyecto cualquiera está MINUSVALORADA, pero completamente. Subestimamos el poder de avanzar con persistencia y pasito a paso. Y subestimamos, asimismo, la claridad mental y la tranquilidad que proporcionan los hábitos y los límites propios en nuestra vida.

Si quieres ser una persona activa y creativa, te sugiero que no subestimes el poder de un proyecto que te pongas tú mism@. Y que comiences a pensar que comprometerte con algo durante un tiempo (cualquier acción, desde hacer deporte hasta llevar un diario personal) puede ser la llave mágica hacia la vida de tus sueños.

¿Qué no sabes cuál podría ser tu proyecto, o con qué podrías comprometerte? No pasa nada ¡elige cualquier cosa! Por ejemplo en este artículo te digo 21 sugerencias de hábitos saludables con los que podrías empezar.

 

Crear un proyecto de vida
¡Pinea este artículo!

 

Mi curso “21 días para impulsar tus proyectos”

Hace ya unos cuantos años que me di cuenta del poder de los proyectos para mejorar mi vida. Cada vez que me comprometía con una acción durante un tiempo (escribir a diario, mejorar mi alimentación, hacer un curso de formación de manera ordenada, empezar a enviar mi newsletter todas las semanas), mientras iba evaluando el camino transitado, mi vida avanzaba.

Estas acciones, una tras de otra, siempre con un fin en mente, no sólo me hacían conseguir logros en el exterior sino que me permitían conocerme más a mí misma (por ejemplo saber qué cosas favorecían o limitaban mis avances) y adquirir más seguridad en lo que era capaz de lograr (porque el compromiso es como un músculo, si te comprometes a dar un paseo de 20 minutos todos los días es más fácil que te comprometas con otro objetivo que tiene que ver con un sueño a largo plazo).

Por ese motivo, en el año 2015 decidí crear un curso online que estuviera enfocado, en primer lugar, en adquirir un compromiso y trabajar de manera constante en ello durante unos días, y en segundo lugar, en hacerse un montón de preguntas (y pequeños retos) durante el camino para descubrir nuestros obstáculos pero también nuestros tesoros.

Este curso sólo se ha abierto en 2 ocaciones durante los últimos 3 años y estoy encantada de anunciar que… ¡el 9 de octubre de 2018 dará inicio la 3ª edición del curso! con algunos materiales nuevos, más profundos, y mi acompañamiento entusiasta y comprometido en todo momento.

Tienes toda la información del curso 21 días aquí pero así brevemente te puedo comentar que es un programa de reflexión + motivación + acción para las personas que:

  1. Se encuentran atascadas en sus objetivos, desmotivadas o paralizadas por el miedo
  2. Quieren conocerse mejor, indagar en sus sombras y desafiarse a través de pequeños retos durante un mes.

 

A mí me gusta definirlo como un viaje apasionante, lleno de información de valor en pequeñas dosis, que no sólo nos cambia por fuera sino sobre todo POR DENTRO, que es el verdadero reto.

 

El curso “21 días para impulsar tus proyectos” consta de 21 lecciones, en audio y en pdf, que vas recibiendo en tu correo durante 21 días, de lunes a viernes. Antes de eso hay dos vídeos previos que recibes nada más te inscribes + vídeos extra (¡más de 21!) al finalizar el curso para que sigas repasando contenidos. Aparte tenemos un grupo de Facebook privado donde me puedes hacer todas las preguntas que quieras (de manera anónima o para todos los participantes)

En este curso-viaje de 21 días trataremos temas como los miedos, la inseguridad, conectar con tus fortalezas, la (verdadera) motivación, cómo planificarte, cómo ser más productivo, cómo hacer un plan de acción infalible y cómo dejar de postergar evitando las distracciones, entre muchos otros. Como ves es un panorama COMPLETO de todo lo que necesitas para salir del bloqueo y ponerte a caminar hacia la vida que quieres. Y si no me crees a mí, mira por ejemplo este testimonio de una de las participantes en la edición anterior 🙂

¿Me dejas que te acompañe en crear una vida mejor?

 

Reflexión final: no te conformes con poco…

A día de hoy, pienso que el conformismo mal entendido (el que viene de ser una de esas personas a las que “les pasan” cosas y creen que no tienen poder para cambiarlas) es un cáncer. Un problemón que nos convierte en personas marchitas, amargadas, envidiosas y permanentemente nostálgicas porque nuestra vida no es como quisiéramos…

La buena noticia es que para salir de esa situación de inacción y conformismo NO hay que hacer grandes cosas, ni ser temerarios, ni empezar un camino dificilísimo. Sólo hace falta escoger un proyecto, comprometerse con él durante varias semanas, poner el corazón en ello y perseverar.

En este movimiento fluido, constante y enfocado nuestra fuerza, entusiasmo y combustible interior comienzan a brotar de nuevo, y entonces pasamos a ser de las personas del tipo dos, las que CREAN sus circunstancias en vez de sufrirlas.

La vida se vuelve generosa y apasionante cuando decides hacerte cargo y retomas el poder creativo con el que has nacido. Así que si sientes que este es el momento, te espero en este viaje de 21 días hacia la vida de tus sueños.

¡Feliz travesía!

 

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

4 Comentarios

  1. Muy buen artículo. Siempre he sido una persona que he “luchado” para que las cosas ocurran. Algunas veces hubiera sido mejor dejar que las cosas sucedieran… Con el tiempo me he dado cuenta que en vez de pasar por un mal momento, lo que estaba ocurriendo era lo único que podía ocurrir, y siempre aunque en ese momento no lo veía así, lo mejor para mí y para las otras personas involucradas. Algo parecido al vaso medio lleno o medio vacío.
    Gracias!

    • Amparo Millán Responde

      Querida Mónica,
      Es profundo esto que dices, que a veces nos excedemos en la lucha en vez de ACEPTAR las cosas que no podemos cambiar y confiar en que pueden traernos cosas positivas para nosotros y para los demás.
      Me alegra que hayas encontrado inspiración en este artículo y te animo a seguir visitando mi blog (por ejemplo, creo que este artículo te gustará –> Las dos formas de sufrir y cuál tienes que evitar a toda costa) Un abrazo y gracias por comentar!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.