No hay proceso de desarrollo personal útil, profundo y verdadero si no pasa por alimentar nuestra COMPASIÓN.

No se puede cambiar desde la exigencia.
No se puede cambiar desde la culpa.
Tampoco desde la aceptación parcial.
Ni desde una actitud fría o despectiva hacia nuestros problemas.

Si quieres sentirte mejor, ser más feliz, amar más, tener más ilusión por las cosas, estar más alegre, en fin lo que quiere todo el mundo, tienes que plantearte SERIAMENTE la reconciliación contigo mismo y la compasión es un paso fundamental.

 

Una definición de lo que significa ser compasivo

Buscando varias definiciones de compasión, he armado esta que me parece muy completa:

La compasión es un sentimiento de tristeza, ternura e identificación ante los sufrimientos de otro ser, que impulsa también a aliviar su dolor.

Muchos de nosotros sentimos inmensa compasión hacia los animales, hacia niños o ancianos que sufren, ante el dolor de nuestros seres queridos ¡¡y sin embargo nos negamos ese sentimiento a nosotros mismos!!

Por eso en este podcast te quiero hablar de los 4 pasos que necesitas para ejercitar esta maravillosa facultad con la persona que tienes más cerca: tú.

 

Porque no se puede aspirar a una VIDA en letras mayúsculas (o sea, algo muy distinto a la mera supervivencia) si no te haces un fuerte aliado de ti mismo, si no te perdonas esos asuntos que llevas tiempo arrastrando, si no te hablas a ti mismo con sinceridad, firmeza e intenso amor.

 

Los 4 ingredientes de la compasión

Te cuento los 4 pasos para ser compasivo contigo mismo y en el audio te pongo algunos ejemplos:

  1. ESCUCHARTE. Pero escucharte de verdad. Prestar atención a tus palabras exactas, a lo que sientes, a lo que piensas. Para escucharte tienes que darte tiempo y espacio, esto es imprescindible. Y por otro lado, te puede ayudar escribir o grabar tus pensamientos y luego volver a leerlos/escucharlos después.
  2. COMPRENDER. Comprender de donde vienen esos sentimientos y dejar de pensar que «no deberías sentir» tal cosa o tal otra (todos los sentimientos son legítimos y tienen su razón de ser). ¿De dónde vienen tus emociones turbulentas? ¿Cuándo se formaron, en base a qué? No te castigues o te rechaces por experimentar ira, dolor, envidia, miedo o desesperación profunda ¡¡busca los motivos que tienes para ello!! No hay nada que se produzca «al azar» o se «cree de la nada». Estos sentimientos tienen un origen, descúbrelo.
  3. NO JUZGAR Y NO PRETENDER CAMBIAR. La compasión es una etapa previa al cambio. Cuando comprendemos lo que nos pasa simplemente tenemos que acompañarnos, estar ahí con nosotros mismos, ver la lógica detrás de nuestro comportamiento (por ejemplo, si yo como compulsivamente cada vez que experimento soledad, ser compasivo conmigo mismo sería entender que esta forma de actuar tiene una lógica, y que si no me sintiera solo no caería en estos atracones; por lo tanto no es una cuestión de debilidad intrínseca) y poco más… En un primer paso, no pretendas cambiarte a ti mismo, sólo acéptate. La compasión no tenemos que ganarla. La merecemos siempre.
  4. PEDIR AYUDA. Finalmente, una vez que hayas sentido esa ternura, comprensión y conexión con tu problema, desde este estado calmado y amable puedes plantearte pedir ayuda. A un terapeuta, a los amigos o si realmente no tienes a nadie de confianza, pide ayuda espiritual.

 

Desarrollar la autocompasión - 4 pasos para ser más compasivo contigo mismo

 

Una vez que hayas completado este proceso de compadecerte de ti mismo, ya podrás empezar a plantearte cambiar tus malos hábitos y actitudes. Pero por favor, siempre empieza con la compasión y no tengas prisa; si te has pasado 50 años presionándote y dirigiéndote palabras hirientes, quizás necesitas 9 meses de hacer una tarea de acompañarte y ser compasivo contigo mismo.

Puedes escuchar el audio haciendo clic en el reproductor de arriba o si tienes la aplicación de ivoox desde aquí.

 

Feliz día y espero que te sirva.

 

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

8 Comentarios

  1. Gracias, me ayuda mucho tus consejos. Es difícil pero de a poco lo voy a incorporar lis hábitos.

    • Amparo Millán Responde

      En realidad Natalia, no es nada difícil ser compasivos con nosotros mismos o cambiar nuestro diálogo interno… es sólo cuestión de repetición y práctica. Difícil es subir una montaña sin entrenamiento. Estas acciones simplemente requieren un poquito de compromiso y mucha repetición.

  2. Muchas gracias Amparo. Realmente coincido contigo en que la compasión hacia uno mismo es el primer paso para aprender a aceptarnos y a amarnos. Sin eso no podemos alcanzar la verdadera felicidad. Un abrazo fuerte

    • Amparo Millán Responde

      Así es, Charo.
      Además una compasión profunda, plena, ejercitada a lo largo de meses o años, nos hace recuperar nuestro poder personal. Dejar de pedir afuera aceptación, perdón, alabanzas hacia nosotros o nuestro trabajo… No hay trabajo más bonito, un abrazo!

  3. Gracias Amparo por tu articulo. Siempre he sido muy vago para escribir mis emociones, pero tienes toda la razón, es la mejor manera de ESCUCHARTE escribiendo tus sentimientos y releyéndolos después.
    Gracias y saludos.

    • Amparo Millán Responde

      Hola Victor, me encanta que este artículo te haya dado el impulso para ESCRIBIR sobre tus pensamientos, ¡no te imaginas lo mucho que te va a servir el analizarlos después con calma y comprender de dónde vienen! Es una tarea de «investigación» fascinante y muy enriquecedora… Un abrazo!!

    • Amparo Millán Responde

      Qué bonito comentario, muchas gracias Mamen… <3 <3 <3 <3

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.