Hace dos semanas compartí contigo una entrevista que me hicieron a propósito de vivir de tu vocación y, en general, de los mitos asociados a la misma. La tienes aquí –> Entrevista a Amparo Millán por Begoña Torno – Mitos de la vocación y tres palabras claves para enfrentarla

Para muchas personas el problema es que (según ellos) NO SABEN cuál es su vocación o en un caso aún más general, no saben cuáles son sus deseos.

«No sé lo que quiero» es una afirmación frecuente en personas que quieren cambiar de vida pero se encuentran estancadas por esto mismo: si no saben lo que quieren ¿qué hacer, para dónde ir?

Bien, es verdad que esta afirmación tiene una parte de verdad pero también, y esto es lo que vamos a discutir en el audio de hoy, una parte de EXCUSA…. A veces ese «no sé lo que quiero» nos evita entrar en terrenos incómodos y desconocidos. Dale al play que te lo cuento mejor!

 

 

Escucha el audio en iVoox

Escucha el audio en Spotify

Escucha el audio en Apple Podcast

 

lo que te limita al encontrar tu vocación

 

Cuando no sabes lo que quieres…

Como hemos dicho, hay una parte de verdad en ese «no sé lo que quiero», porque hay mucha gente que está desconectada de sus deseos y de su yo auténtico.

Esta desconexión ocurre , entre otras cosas. porque:

  • Nos pasamos la vida complaciendo a los demás,
  • Porque tenemos vidas muy superficiales para no sufrir (y entonces nos cuesta entrar en las profundidades de nuestra alma que es donde anidan los deseos verdaderos)
  • y en otros casos nos es difícil dilucidar qué queremos hacer porque, de tanto pensar (o más comúnmente, de tanto leer) entramos en una espiral de confusión y perdemos el norte, ahogados entre demasiadas opciones…

Entonces sí, ese problema de «no sé lo que quiero» existe y de hecho yo lo abordo con profundidad en mi curso «Cómo superar los bloqueos que te impiden desplegar tu potencial«, donde el primer capítulo está destinado a analizar de dónde viene esta desconexión de tus deseos y qué ejercicios prácticos te ayudarían a saber lo que quieres.

(Si de verdad estás atascado en este punto te invito a echarle un vistazo a este producto que te acabo de mencionar)

No obstante… lo que ocurre la mayoría de las veces es que las personas sí que tenemos, al menos una idea ligera, de cuál es nuestra vocación o de lo que queremos.

Sí, solemos tener alguna pista, algún punto de partida. En este caso el «no sé lo que quiero» se convierte en una excusa para no avanzar y no arriesgarnos.

 

El «no sé» como excusa

Piénsalo, mientras tú dices «no sé» no te mueves, no intentas nada y te quedas en tu zona conocida, autoengañándote con la idea de que si tuvieras una respuesta clara de lo que quieres, entonces actuarías.

Pero aquí va la primera idea clave que quiero compartir contigo:

Las respuestas claras y las certezas no se encuentran pensando, sino actuando.

Una vocación clara y definida como una profesión no la vas a encontrar dando vueltas al tema, haciendo tests, calibrando opciones en tu mente… la vas a encontrar cuando te pongas en camino y experimentes en el mundo real.

Lo mismo pasa con los deseos: no necesitas saber con total claridad que quieres hacer X cosa para conseguir Y. Para moverte y salir de una vida aburrida o estancada, te bastaría simplemente con seguir una sensación, una intuición de que hacer tal cosa que llevaría, quizás, a sentirte mejor y sólo con eso ya vas a probarlo…

 

Por otro lado, la segunda idea que quiero compartir contigo con respecto a esto es:

Muchas veces lo que buscamos no es tanto una respuesta clara sino la garantía de que las cosas van a salir bien

Y ahhh, querido amigo, esto no existe. Nunca podemos tener garantías de que algo va a salir bien SÍ O SÍ.

Por lo tanto ese «no sé lo que quiero» es una excusa para no arriesgar y no enfrentarnos a una situación incómoda y  un posible fracaso.

Conozco a algunas personas paralizadas por ese «no sé cuál es mi vocación», que incluso leen libros y hacen cursos sobre el tema, que en realidad sí tienen una idea aproximada de lo que les gusta pero no dan un paso porque buscan, inconscientemente, garantía de que les va a ir bien.

Otras personas que saben lo que quieren y tienen ciertos deseos lo que esperan, sin saberlo, es una señal del universo que les diga «adelante». Y a veces ocurren estas señales pero otras veces no…

En definitiva, seguir los dictados del corazón no es una garantía de que las cosas van a salir como esperamos. Tampoco, porque un deseo sea auténtico, el camino va a ser fácil y exitoso, pero lo que sí es seguro es que será gratificante.

Porque mientras buscamos nuestra vocación, nuestros deseos verdaderos, al margen del resultado final estamos llevando una vida plena, y eso es lo suficientemente valioso y apasionante como para lanzarnos.

 

lo que te limita al encontrar tu vocación

 

Y en tercer lugar quiero compartir contigo otra idea sobre alcanzar nuestros deseos y es la siguiente:

Más importante que tener clarísimo qué es lo que queremos, lo que de verdad necesitamos para lograr nuestras metas son estas cualidades: coraje, perseverancia, capacidad crítica y creatividad.

Coraje para probar cosas nuevas aunque nos resulte incómodo, por ejemplo, empezar un proyecto paralelo al trabajo con vistas a dilucidar si puede ser nuestra vocación.

Perseverancia porque es una de las claves de cualquier éxito: profesional, personal, amoroso incluso…

Capacidad crítica porque en nuestro camino tenemos que hacer un alto, cada cierto tiempo, y revisar qué estamos haciendo, si vamos bien, si hay cosas que tenemos que corregir, etc. (En el tarot terapéutico esto estaría representado por la carta de la Justicia, que si has hecho conmigo mi último curso ya sabrás que hemos hablado bastante de esta carta en el grupo de Facebook 🙂 )

Creatividad para encontrar soluciones a nuestros continuos bloqueos y nuevas ideas. La creatividad es no conformarse con los sucesivos «no sé lo que hacer» y encontrar respuestas imaginativas.

 

En definitiva… me gustaría mucho que este audio te lleve a pensar si estás utilizando tus «no sé lo que quiero» para no avanzar y no moverte (y por tanto, no arriesgar)

Recuerda, no necesitas tener las cosas clarísimas para lanzarte a recorrer un camino nuevo. Lo que necesitas son estas cualidades que hemos comentado y confiar en que, si sigues el camino de tus deseos, puede que no consigas el éxito tal y como te lo habías planteado, pero una vida más interesante, eso seguro que sí.

¡Buen día a todos!

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

2 Comentarios

  1. ¡Gracias! Acertada, profunda y original como siempre. Me encantó. Alguna vez he estado en esa situación de no saber lo que quiero. Basicamente porque lo que quiero va cambiando a lo largo de la vida. Como bien lo explicas es cuestión de probar y lanzarse. Lo que si me viene muy bien y te agradezco es eso de lo que necesitamos para avanzar en nuestros sueños. Reconozco que me hace falta un poco mas de coraje y creatividad, pero sobretodo de perseverancia y disciplina.

    • Amparo Millán Responde

      Hola María!
      Gracias por tus palabras y me alegro mucho que este artículo te haya hecho ver la importancia de lanzarse!
      Sobre la perseverancia y la disciplina, la verdad que ambas son cualidades que SE ENTRENAN así que no tenemos que agobiarnos si nos faltan o si en ciertas épocas de nuestra vida están bajo mínimos. Siempre podemos magnificarlas y ponerlas a operar en nuestra vida. Es cuestión de hacerse el compromiso cada día de avanzar en algo y cumplirlo 😉
      Escribí hace tiempo sobre autodisciplina, por si lo quieres revisar Cómo mejorar tu autodisciplina – 3 ideas fundamentales
      Muchas gracias por comentar y un abrazo!!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.