El otro día hablaba con una amiga que está pasando por un estado de bloqueo y me comentaba: “Estoy perdida, apática, no tengo ningún objetivo claro ni algo que me emocione conseguir, ¿para dónde ir si no sabes dónde quieres llegar?”.

Qué familiar me resulta esto. Yo también he estado en esa situación en que desconoces lo que quieres y lo que puedes hacer. No sabes si tomar el camino a, el b, el c o no hacer nada. Sufres cierto embotamiento mental y además te falta de vitalidad y empuje para comprometerte con algo.

Este estado se puede definir en una palabra: bloqueo.

Cuando estás en una situación de bloqueo o estancamiento te sientes como atrapad@ en una tela de araña. Sin saber qué urgencia atender primero y (lo que es peor) sintiendo que hagas lo que hagas, no conseguirás liberarte. Esto te lleva a rendirte, a no hacer cambios que serían favorables en tu vida (porque crees que no servirán de nada) y vives con la esperanza de que un futuro benévolo, en vez de tus propios recursos, te saque de ahí… Ah, qué daño hace confiar nuestra vida a los milagros.

Otras veces te bloqueas porque tienes que tomar una decisión y no sabes qué camino elegir. Te invade la desagradable sensación de que seguramente tomes el sendero equivocado… Y claro, sólo de pensar que hay un camino bueno y otros cuatro malos (que además no sabes cómo identificar) te lleva a sentir ansiedad y te paraliza por completo. Mejor no decidir que equivocarse, ¿verdad?

Si estás pasando por uno de estos períodos de indecisión o estancamiento, te recomiendo dos cosas:

  • La primera, que no te angusties, pues todas las etapas de la vida tienen su intención y quizás este bloqueo se convierta en una estupenda oportunidad para reorientar tu vida (las crisis son hermosas oportunidades para empezar de cero)
  • Y la segunda, que leas este artículo despacio y sigas a tu manera todos o alguno de los pasos.

¿Qué puedes hacer para salir de un bloqueo personal, profesional o creativo? ç

Aquí van mis sugerencias.

4 pasos para salir de una situación de bloqueo o estancamiento
¡Pinéalo!

 

Paso 1. Empieza a MOVERTE, en el sentido físico y mental

Por definición, te sientes atrapad@ cuando crees que no te puedes mover, que no tienes alternativa… Pero en realidad ¡sí que puedes! Es una ilusión pensar que estás completamente inmóvil y sin posibilidades.

Es más, sugiero que lo primero que hagas cuando estés atravesando una situación de bloqueo sea esto: MOVERTE, en cualquier dirección y de cualquier manera (incluso aunque te equivoques).

El agua estancada se corrompe, se llena de bacterias y algas que la vuelven turbia. Lo mismo le ocurre a nuestra mente y a nuestro cuerpo. Si nos quedamos “fosilizados” en las mismas ideas que hace 30 años, si no cambiamos nuestra visión del mundo mientras que nuestras circunstancias sí han cambiado, nos volvemos turbios: nos llenamos de negrura, envidia, desesperación, resentimiento y malas ideas.

Para purificar el agua estancada lo primero que haríamos es hacer que circule, oxigenarla, ponerla en movimiento. Esto mismo podemos aplicarlo a nuestro cuerpo físico y a nuestras emociones: si estamos bloqueados, lo primero que debemos hacer es MOVERNOS.

¿Y a qué me refiero con esto? A mover el cuerpo, tambalear la mente, salir de casa, interaccionar con el mundo y encontrar otras realidades.

Como tan acertadamente expresa Gabrielle Roth en su libro “Mapas para el éxtasis”

Si se pone en movimiento la psique, ésta se cura sola. El enemigo es la inercia, sea de la energía del cuerpo, muros alrededor del corazón o actitudes fijas de la mente.

El movimiento es el remedio.

 

En la práctica, este acto de “ponerse en movimiento” puede ser:

– Salir a pasear, hacer manualidades, bailar, tocar el piano, fregar los platos o regar las plantas cada vez que te sientas en un estado de angustia, opresión e inmovilidad. No minusvalores el poder de mover el cuerpo a la hora de calmar la mente y el corazón.

– Leer libros de autoayuda o artículos que te hagan pensar de forma más amplia, que te inspiren, que “remuevan” tus ideas acerca de lo que es o no posible en tu vida.

– Ver películas, ir a museos o exposiciones, a la biblioteca, a restaurantes de comida rara y exótica. Es interesante buscar estímulos que te hagan salir de lo conocido, que te obliguen a ver la realidad de forma diferente

– Hablar con personas atrevidas, alocadas, muy diferentes a ti, que te lleven a lugares poco convencionales. Seguro que tienes un amig@ que encaja en esta descripción ¡sugiérele un café hoy mismo!

Una vez que hayas movilizado tu cuerpo, tus ideas y tus emociones, es el momento de pasar al siguiente paso.

 

Paso 2. Comienza un nuevo hábito o pon estructura en tu día a día

Para disolver totalmente los bloqueos o la indecisión, no basta con movernos de forma caótica o hacer cualquier cosa. El paso 1 sólo es el  impulso para pasar a una forma de actuar más enfocada.

Párate un momento y piensa: ¿Cómo saldrías de una telaraña gigante o de una zona llena de fango? ¿Te moverías para todos lados y sin orden, haciendo aspavientos con los brazos, la cabeza y los pies? ¿O más bien… seguirías una única dirección y perseverarías en el movimiento en esta línea? Aquí está la respuesta.

Para salir del estancamiento vital no hay nada más fácil y efectivo que adquirir un nuevo hábito.  Y en este punto, no importa nada cuál sea el hábito elegido, sino el PROCESO continuado y enfocado que seguimos al construirlo.

Es decir, el secreto para desbloquear una mente confundida es comprometerse con un acción y ejercitarla en el tiempo. Puede ser hacer deporte, escribir, decorar la casa, anotar los sueños nocturnos o tejer diez minutos todos los días, no importa la actividad que elijas sino que seas constante en ella.

Porque el movimiento enfocado, continuo y paciente te saca del bloqueo. Y te nutre de la vitalidad que necesitas.

 

Si no sabes muy bien con qué hábito o actividad te podrías comprometer, en este artículo tienes 21 sugerencias. Elige una y persevera, verás cómo a los cinco o seis días ya te notas con más claridad, más energía y menos agobio.

Y en ese estado, se vuelve más fácil tomar decisiones que nos hagan avanzar en nuestros propósitos.

 

Paso 3. Hacer frente a los pensamientos limitantes y convertirlos en preguntas

Si has decidido moverte y posteriormente enfocarte en una actividad, es posible que vuelva la parálisis cuando te encuentres con alguno de estos pensamientos: “no puedo hacer esto”, “no sé cómo hacerlo” o “no tengo tiempo/dinero”.

Tenemos en la cabeza estas tres afirmaciones categóricas todo el tiempo: “no sé para dónde ir, por eso no actúo”, “no puedo cambiar, es muy difícil, así que ni lo intento”, “necesito más tiempo o dinero, ahora mismo no puedo hacer nada”.

Podemos pasar días y días dándole vueltas a esos “no sé, no puedo, no tengo” sin llegar a ningún sitio porque estas afirmaciones nos meten en un bucle sin salida. O bien… podemos elegir transformar esas frases a preguntas y mira cómo cambia la cosa:

En vez de pensar “no puedo” lo paso a pregunta —–> ¿Y cómo SÍ podría? ¿Qué necesito para poder?

En vez de “no sé” —–> ¿Y qué puedo hacer para saber, para encontrar la respuesta?

En lugar de quedarte atascad@ en el “no tengo tiempo y/o dinero” pregúntate —-> ¿De qué forma podría conseguir más tiempo o más dinero? ¿Qué cosas puedo hacer o dejar de hacer?

 

Si te fijas, en el segundo caso nuestra mente se mueve espontáneamente a buscar una respuesta… ése es el gran poder de las preguntas. Lejos de mantenernos atrapados en un problema (el no sé/no puedo) las preguntas nos incitan a buscar alternativas y soluciones, ponen en movimiento nuestros recursos mentales.

Acostúmbrate a pasar tus afirmaciones negativas a preguntas, y de este modo haz que tu mente busque con entusiasmo nuevas alternativas, las que necesitas.

 

Paso 4. Busca el sentido espiritual del bloqueo

Hay una cosa más que puedes hacer cuando te encuentres en esa desagradable situación de parálisis y es: encontrarle el sentido. El sentido profundo o sentido espiritual, como más te guste llamarlo.

Tal vez este paso no te apetezca nada al inicio y está bien que así sea, por eso lo pongo en cuarto y último lugar. Pero cuando empieces a moverte, cuando comiences a enfocarte en un hábito y vayas superando los pensamientos limitantes, es hora de que pienses en la situación incómoda de bloqueo  desesperanza que estás viviendo y que te preguntes: ¿y si está pasando por algo?

¿Y si esa apatía, esa desmotivación, esa confusión, ha ocurrido para ayudarte a encontrar una nueva manera de vivir, más alineada con lo que tú eres?

Encontrar el sentido a una situación requiere, antes de nada, analizar lo que nos ha conducido hasta ella.  ¿Qué te ha llevado a ese bloqueo? ¿Has estado desconectad@ de tus verdaderos deseos? ¿Has vivido sin conciencia, sin reflexión, actuando de forma automática? ¿Te has dejado llevar por lo que querían otras personas o por ideas obsoletas? ¿Ha sido el miedo al fracaso tu gran saboteador, años y años? En definitiva, toca hacerse las preguntas:

¿Por qué estoy en este punto?

¿Qué acciones repetidas, quizás sin darme cuenta, me han traído hasta aquí?

 

En segundo lugar, encontrar el sentido o propósito espiritual de una experiencia supone extraer un aprendizaje de la misma. Es bien sabido que los momentos duros de la vida pueden contener las enseñanzas más hermosas. Aunque a nadie le gustan las circunstancias difíciles, cuando las atravesamos con conciencia es cuando más podemos crecer y aprender.

Tal vez este bloqueo te ha permitido redescubrir tu fuerza interior, necesaria para encarar nuevos retos. O quizás necesitabas pasar por un período oscuro para tratar a los demás con más humildad y compasión, pues hasta ahora eras esa persona “infalible” que no se equivocaba en nada y se ponía el mundo por montera, como se suele decir.

En definitiva, en este cuarto paso se trata de que te hagas la pregunta de “¿Por qué y para qué estoy viviendo esta situación?” y muy probablemente esto te tranquilice. Cuando las personas vemos un sentido a nuestras circunstancias, cuando vemos que quizás necesitábamos vivir esos momentos de duda y dificultad, nos sentimos mejor, más plenos y una lucecita se enciende al final del camino.

 

Resumiendo

Si verdaderamente te sientes agobiad@, encadenad@ a una situación que no te gusta o con angustia porque no sabes qué dirección tomar, prueba a seguir estos pasos:

1. Empieza a moverte, como sea, empieza a desperezar tus miembros físicos y tus ideas mentales. En esta primera fase no hace falta que sigas ningún orden ni te preguntes nada, simplemente muévete.

2. Ahora haz este movimiento más enfocado, dale una dirección determinada. Elige un hábito con el que puedas comprometerte durante un tiempo o bien pon reglas muy sencillas en tu día a día (horarios, límites, planificar actividades, etc) que te den estructura y orden.

3. Cuando te asalten pensamientos paralizantes conviértelos en preguntas del tipo “¿cómo podría?” Por ejemplo: ¿Cómo podría tener más tiempo? ¿Cómo podría encontrar la respuesta? Pensar en forma de preguntas te dirige hacia la búsqueda de soluciones o alternativas, no te deja pensando en bucle sobre el problema.

4. Busca un sentido a la situación que estás viviendo, ¿qué puedes aprender de ello?. Cualquier experiencia dolorosa se puede convertir en algo trascendente y transformador si le encontramos un para qué, un propósito mucho más amplio dentro de nuestra vida. En este sentido:

 

Una situación de bloqueo puede ser una invitación hermosa a mirar la realidad de otra manera y replantearte si estás utilizando bien esta preciosa vida que tienes entre manos.

 

Sigue estos cuatro pasos y saldrás de ese sentimiento tan desagradable de sentirte atrapad@ porque ¿sabes?

En realidad no lo estás.

Puedes ponerte en movimiento desde hoy para llegar a otro lugar.

Pero tienes que poner tus ganas y tu compromiso para ello.

¡Ojalá aproveches estas indicaciones, mucho ánimo viajer@!

 

 

Seguir aprendiendo

Si este artículo te ha gustado y quieres profundizar y SUPERAR esas resistencias que te mantienen atrapad@ en una situación de indecisión, miedo y desmotivación, te aconsejo echar un vistazo a mi clase intensiva en vídeo “Cómo superar las 4 actitudes que bloquean tu potencial”

 

A lo largo de 4 vídeos te invito a indagar en el origen las actitudes que paralizan tus proyectos, esa “basura” que está tapando tu potencial y te está llevando a vivir de manera poco satisfactoria, y te indico también acciones concretas para superarlas.

El mundo necesita lo que sólo tú puedes ofrecer…

Así que querido lector/a, si estás decidid@ a poner de tu parte para salir de una vez de esa situación de frustración y estancamiento en la que te encuentras, tienes mi ayuda aquí:

CLASE INTENSIVA: 4 ACTITUDES QUE BLOQUEAN TU POTENCIAL

 

¡Te espero dentro de la clase para seguir aprendiendo! 🙂

 


Créditos de la imagen, Trapped de Hammonton Photography via Flickr Creative Commons

 

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

37 Comentarios

  1. Me resuena siempre lo que dices… Te encuentro sumamente inteligente y motivadora!! Gracias por estas perlas que nos dejas cada sábado… Las espero com ansias durante la semana, un abrazo!!!

    • Amparo Millán Responde

      Hola Ramona y gracias por comentar!
      Muy feliz de saber que te resuenan mis artículos, eso es lo bueno, que lo que leamos nos traslade a nosotros mismos, que ponga nombre a una verdad que estaba ahí y que no sabíamos cómo nombrar. El próximo sábado, más 🙂 Un abrazo!

  2. Hola , Amparo , me a gustado mucho este articulo y comparto todos los pasos, ya que yo , me suelo blokear mucho, dado a la situacion en la que me encuentro ha veces , gracias.

  3. Me ha encantado el artículo por ser algo común y en el que las personas nos dirigimos, bien hacia el aprendizaje o bien hacia la depresión más o menos profunda, así que seamos inteligentes y como bien dices aprendamos de los bloqueos para hacernos más fuertes

  4. Pingback: Cómo encontrar tu vocación de una vez por todas - Coaching emocional para personas inquietas

  5. Pingback: La pregunta que puede poner patas arriba tu vida (para bien)

  6. Pingback: Intuición: qué es y cómo desarrollarla para tu beneficio (1ª parte) - Coaching emocional para personas inquietas

  7. Grax en verdad lo necesitaba …y creo q me permite sentrime mas tranquila y darle un nuevo horizonte a mi vida …me sentia muy triste por no lograr descifrar …ahora entiendo en q camino voy de mi vida asi me cueste ..un abrazo

    • Amparo Millán Responde

      Me alegra mucho que te haya ayudado, Pao. Guarda este artículo por ahí para consultarlo en los momentos en que tengas dudas. Un abrazo!

  8. Hola Amparo. No te imaginas lo oportuno que ha sido tu escrito. Tengo 71 años y recien llegada a este pais huyendo de la situacion terrible que se vive en mi pais Venezuela. Sintiendome en un callejon sin salida porque no encuentro trabajo por casualudad encontre tu articulo y de verdad como dices, una lucecita brillo al final del tunel. Mil gracias
    Ana desde Puerto Rico

    • Amparo Millán Responde

      Querida Ana,
      Cómo lamento la situación terrible que estás atravesando, la verdad que lo que se vive en Venezuela es tan duro que admiro la valentía de las personas que lucháis por salir adelante, creo que estáis hechas de algo especial y por eso os llegan las pruebas más duras. Si mi artículo ha encendido una lucecita de esperanza en tu vida me alegro mucho por ello. Sigue buscando ese trabajo, no desesperes, actúa no desde el miedo sino desde la ilusión, confía en tus fortalezas y busca el sentido espiritual de esta situación. Muchísima suerte para el futuro, de corazón!!

    • Amparo Millán Responde

      Me alegra mucho que te haya gustado Erika! Un abrazo 🙂

  9. Muy buen artículo. Le haz puesto nombre a una situación en la que estoy y no he podido salir desde hace años. Tus palabras son sencillas y van directo al punto. Ahora solo me queda poner manos a la obra. Compartire el articulo. Gracias

    • Amparo Millán Responde

      Me alegro mucho de haber “puesto nombre” a todas esas sensaciones que llevas experimentando desde hace años. ¿Sabes? cuando conseguimos ver con total claridad una situación: qué nos está pasando, por qué, cómo se llama, estamos dando un paso enorme hacia la solución.
      Espero que tengas la voluntad, el compromiso y el coraje de seguir las indicaciones de este artículo; recuerda (1) moverse en todos los sentidos; (2) empezar un nuevo hábito; (3) pasar el “no puedo/no sé” a “¿y cómo podría/sabría?”; (4) mirar el sentido espiritual del bloqueo.
      Mucha suerte María, un fuerte abrazo!

  10. Devir Alvarado Responde

    Excelente articulo muchas gracias me he dado cuanta en donde estan mis bloqueos y donde y el como las puedo mejorar…

    • Amparo Millán Responde

      Qué bien Devir, me alegro mucho que el artículo te haya dado información de qué es lo que tienes que cambiar. Ahora queda el siguiente paso: ¡ponerse manos a la obra y hacerlo! Ánimo con eso 🙂

  11. Es como un bálsamo saber que alguien te entiende… yo a veces hasta me he sentido avergonzada por estar bloqueada, como si no fuera valiosa como persona por no saber a dónde ir o lo que quiero.
    Muchísimas gracias por tu artículo, son pasos prácticos, sencillos y muy bien explicados.

    • Amparo Millán Responde

      Hola Rocío,
      Me alegro mucho que este artículo te haya servido, sobre todo, para quitarte la VERGÜENZA por no saber qué hacer o lo que quieres. Te diré algo: esto que te pasa a ti es muy, muy común. El otro día tuve una sesión con una mujer de 47 años que me dijo que “todavía no sabía lo que quería ser de mayor” ¡y así estamos la mayoría!
      Y por cierto, eres una persona valiosa independientemente de tus decisiones o de tus triunfos.
      Espero que sigas estos pasos y el movimiento generado te lleve hacia donde quieres llegar. Cuando empezamos a movernos no sabemos el destino, éste sólo se nos desvela por el camino.
      Abrazos!

  12. Este es un árticulo totalmente ordenado, claro y conciso. Gracias por este gran aporte. 🙂

    • Amparo Millán Responde

      Gracias Brenda, me encanta que digas que el artículo te ha parecido ordenado porque el ORDEN es una cosa básica para mí 🙂 y justo es lo que persigo con cada uno de estos escritos. Espero seguirte viendo por aquí, un abrazo!

  13. Hola, es genial que nos venga la ayuda de esta forma, que leamos algo que de pronto hace efecto de alivio, y de inyección de esperanza, muchas gracias. Aunque dar gracias es poco para tanta ayuda ofrecida

    • Amparo Millán Responde

      Muchas gracias por esas bonitas y generosas palabras Iman, creo que esa actitud agradecida y proactiva (no te conformas con lo que tienes, buscas y sigues sintiendo esperanza) te va a dar muchas alegrías en la vida y en concreto te sacará de tu estancamiento. Un abrazo!

  14. Maravillosa. Y maravilloso tu artículo. Con 32 años y tras una vida más que perfecta en una multinacional, buen puesto y 10 años de experiencia, me despiden.. a pesar de mi positivismo, el conflicto interno por no decir conflictos es brutal.. vergüenza por decir que estoy desempleada, a la vez me quiero obligar a estarlo para conocerme y crecer, angustia por si no encuentro trabajo dentro de un año y estoy tirando el dinero, presión por demostrar que sigo valiendo tanto como antes, ganas pero no encontrar la forma de cortar con las relaciones del pasado en general y dejar espacio a nuevas, miedo por estar perdiendo el tiempo,… Tantas cosas que una tiene sus días bajos donde se cuestiona si lo está haciendo bien… No tengo la respuesta, xo sí el camino.. por hoy me ayudaste a calmar todas estas sensaciones por un rato, y a saber que soy normal , que lo que tú describiste me pasa a mí y a más gente, que es un proceso y que no soy la única…en fin.. a seguir adelante, y a tener fe en que todo saldrá bien. Gracias de corazón.

    • Amparo Millán Responde

      Todos esos sentimientos convulsos son más que normales. Creo que la clave en estos momentos complicados de transición donde aparecen el miedo, mezclado con el deseo, con las ganas, con el estancamiento, con la frustración, etc. es NO AGOBIARSE y no tener prisa porque la situación se resuelva ya… Se resolverá, pero con el tiempo.

      Hay una afirmación de Martha Beck que me parece valiosísima para los momentos complicados y que cuento en este artículo: Una frase tranquilizadora para momentos de crisis.
      Espero que te ayude y paciencia, como tú dices: “no tengo la respuesta pero sí el camino” ¡eso es lo que importa por ahora!

  15. Hola! La verdad es que estoy sorprendida y maravillada con este artículo. Llegue a él gracias a pinterest. Me apareció solo y es Justo lo que necesitaba leer en estos momentos debido a mi situación actual. Y solo quiero decir que esto funciona al 100%. La razón, es que yo estoy cesante hace muchos meses y nunca pude desarrollar mi carrera técnica, esto ha afectado enormemente mi autoestima, mi seguridad, mi determinación. Antes era todo lo contrario. Y si a eso le sumo el peso de que cumplí 30 años sin tener estabilidad en mi vida en ningún aspecto, me siento fatal. Pero por iniciativa propia y para poder sobrellevar esta situación, hace como dos meses comencé a motivarme a aprender inglés desde casa solo con vídeos de canales en YouTube y ha sido tan satisfactorio ver el avance que he tenido que inclusive me siento más capaz, de verdad me ha ayudado mucho. Por otra parte he retomado hacer ejercicio en mi casa, a mi manera (llevo unas 2 semanas). Entonces he alimentado tanto mi mente como mi cuerpo físico y es Justo lo que tú mencionas aquí y eso me ha alegrado. He hecho los 3 primero pasos, lo que me falta y más me cuesta es el 4to. Me cuesta dominar mis pensamientos negativos. Sin duda trataré de hacerlo, yo quiero salir de este estancamiento. Gracias por tu tiempo 💜

  16. Pingback: 4 pasos para salir de un bloqueo o estancamiento - Reiki Urbano

  17. Hoy a llegado a mí este artículo… !Y no podía haber sido más oportuno y apropiado!
    Ahora sé que estaba bloqueada y con tus consejos y reflexiones seguro que conseguiré salir.
    Aunque lo realmente difícil será encontrar el sentido… Pero ya lo solucionaré cuando llegue.
    Gracias!

    • Amparo Millán Responde

      Hola Alicia,
      Como le he dicho a otra persona anteriormente, encontrar el sentido del bloqueo es lo más difícil y a veces sólo ocurre tiempo después… De momento lo importante para ti es empezar a moverte y a consolidar hábitos saludables y verás cómo eso disuelve la situación de estancamiento. Un abrazo!

  18. claudia armenta Responde

    hoy sentia halgo asi y me puse a orar y busca dirección de Dios y te puso en mi camino gracias por esta información y diste en el clavo Bloqueo, asi que hay que dejar que corra el agua sucia y dejar que llegué la nueva para mantenerme libre de las impurezas Gracias Bendiciones

  19. Gracias por tu magnífico artículo, para mí ha sido una tabla de salvación por lo menos encontrar el camino a mi situación de bloqueo actual, sólo me ocurre cómo he leído en otros comentarios encontrarle sentido, soy una persona muy analítica y pensar en eso a fondo me afecta muchísimo y me hace sufrir, pero algún día lo conseguiré, gracias por tu ayuda

    • Amparo Millán Responde

      Hola María,
      Encontrar el sentido del bloqueo, efectivamente, es lo más difícil… Y no siempre ocurre en el momento, a veces encontramos el sentido a ciertas situaciones después de AÑOS. Con lo cual, para hoy te basta con saber que esta situación dura y complicada tiene una enseñanza para ti (ya averiguarás luego cuál es) y enfocarte en hacer pequeños cambios para salir de ahí. Me alegro que te haya ayudado este artículo, te agradezco mucho también si lo compartes. Un abrazo!

    • Amparo Millán Responde

      Me alegra Jose, si te gustó te agradezco que lo compartas 🙂 Un abrazo

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.