Que estamos en momentos de cambio generalizado y a las puertas de una crisis cuyas consecuencias son impredecibles, creo que eso no lo discute nadie.

A nivel individual, creo que todos nos sentimos bastante agitados. Bien por situaciones desafiantes que estamos viviendo en el seno de nuestra familia, bien porque nos estamos planteando un cambio laboral en este nuevo paradigma, o bien porque últimamente nos estamos descubriendo y queremos hacer un cambio en nuestro estilo de vida que vaya en sintonía con nuestro verdadero ser.

En este episodio para mi canal de audio «Reflexiones para gente despierta» contesto 5 preguntas que muchos de nosotros nos estamos haciendo en estos momentos.

Tanto si te encuentras en una de estas situaciones como si sólo quieres reflexionar un rato conmigo, mientras te tomas un café y mentalmente asientes o disientes con mis argumentos (ambas cosas son muy lícitas), te invito a escuchar este nuevo episodio.

Dale al play que empezamos:

Notas del audio

Las preguntas que abordo en este episodio son las siguientes:

  1. ¿ Cómo puedo saber cuáles son mis dones y talentos innatos?
  2. Noto que mi vida se está derrumbando… ¿qué puedo hacer para remediarlo?
  3. Estoy en medio de un conflicto entre mi pareja y mis hijos y me piden que me posicione, cosa que no quiero hacer. ¿Cómo puedo reconciliar a ambas partes?
  4. Me cuesta dormir por las noches, estoy llena de preocupaciones y miedos terribles, ¿qué puedo hacer?
  5. ¿Cómo distinguir la información veraz de las mentiras y las manipulaciones?

Como ves, son temas de rabiosa actualidad, podríamos decir, y que si no te involucran directamente seguro que conoces a alguien que está atravesando justo alguna de estas situaciones.

Aunque te recomiendo que escuches el audio porque es más completo, aquí van algunas anotaciones a modo de resumen.

Reflexiones para estos momentos de crisis global
Guardar en Pinterest

1. ¿ Cómo puedo saber cuáles son mis dones y talentos innatos?

A ver, una cosa es encontrar tu vocación o crear un proyecto propio que te apasione y te dé unos ingresos rentables y recurrentes (digamos que esto son metas más a largo plazo) pero algo muuucho más sencillo y en lo que nos atascamos sin necesidad es definir cuáles son nuestros talentos.

Es decir, esas cosas que se nos dan genuinamente bien y en las que destacamos, de alguna manera.

Dos formas sencillas de descubrir nuestros talentos son las siguientes

  • Revisar nuestra historia y ver cuáles han sido y son nuestros intereses: es decir, qué me ha gustado hacer desde siempre, en qué invierto mi tiempo y dinero, qué se me daba bien en mi adolescencia, etc.
  • Preguntar a los demás. Esta opción es limpia, directa y súper efectiva. ¡Pregunta a los demás sobre tus talentos y cualidades!

Por otro lado, algo muy frecuente que he visto en consulta es que a veces utilizamos el «no sé lo que quiero» o el «no sé qué se me da bien» como excusa para no avanzar, o esperando una garantía de que las cosas van a salir bien si sigo el camino de mis talentos.

Te recomiendo este artículo si crees que este puede ser tu caso: Lo que más te limita a la hora de alcanzar tu vocación (o tus deseos en general).

 

2. Noto que mi vida se está derrumbando (mi matrimonio, mi estilo de vida, mi situación laboral…) ¿qué puedo hacer para remediarlo?

Quiero empezar apuntando que a veces nos ponemos expectativas muy altas cuando hablamos de «encontrar una solución». Como si existiera una acción, una decisión, que pudiera poner todo en su sitio, y entonces nos afanamos mentalmente en buscarla.

En un problema matemático es pertinente buscar una solución concreta y verdadera. En la vida rara vez existen «soluciones» que nos dejen completamente tranquilos y no tengan consecuencias… mucho menos cuando hablamos de relaciones en las que intervienen varias personas.

Por eso yo propongo los términos «lidiar» o «afrontar» para abordar una situación difícil, que denotan que estamos buscando maneras de permanecer con esta situación lo mejor posible, en lugar de querer cambiarla o revertirla, y olvidarnos de esa expectativa exagerada de encontrar un remedio.

Una vez entendido esto, y volviendo a la pregunta de qué hacer si mi vida se está derrumbando… pues verás… tal vez cuando algo se derrumba tenemos que dejar que así lo haga. Quizás los cimientos no eran sólidos y esa situación iba a caerse tarde o temprano.

Tal vez lo interesante es, en vez de poner el foco en rescatar que eso no se caiga, dejar que se hunda y en su lugar construir algo nuevo.

Esto implica pararnos a pensar en qué queremos de verdad, no tanto aferrarnos a lo que ya teníamos por miedo a lo desconocido o por falta de imaginación.

¿Tú qué opinas?

 

3. Estoy en medio de un conflicto entre mi pareja y mis hijos y me piden que me posicione, cosa que no quiero hacer. ¿Cómo puedo reconciliar a ambas partes?

Muchas veces nos gustaría no tener que posicionarnos entre varias personas para no disgustar a alguna de las partes, pero casi siempre, de hacerlo así, acabamos no satisfaciendo ni a unos ni a otros.

En el caso de los conflictos familiares, pienso que lo principal no es «de qué bando me pongo» (porque esto perdura esa dinámica estúpida de crear una GUERRA dentro de mi propia familia, y empeñarnos en tener razón) sino buscar por todos los medios la paz y la armonía familiar.

Y si para mantener la paz y la armonía familiar tenemos que renunciar a un valor que consideramos muy importante… pues bueno, tal vez sea hora de hacerlo.

Creo que damos excesiva importancia esto de «los valores» o «la educación en valores». Los valores no dejan de ser abstracciones, ideas, cambian con el tiempo incluso para nosotros mismos. Como te comentaba en el último episodio de mi canal, puedes tener tres valores importantes para este trimestre y otros tres para el próximo.

Sin embargo, un clima en casa de tranquilidad y concordia o una relación de apoyo, de confianza, de respeto con nuestros hijos y con nuestra pareja, esto es algo concreto e infinitamente más importante.

Si tenemos en mente que nuestro motivo último es el de la armonía familiar, frente a tener razón o defender valores (como la importancia del estudio o del trabajo) a la hora de posicionarnos lo haremos del lado que permita reducir esta confrontación. Defendiendo a la persona que está siendo atacada sin por ello atacar al contrario.

Con frecuencia, en la práctica esto supone defender a mis hijos del ataque permanente  y estéril (porque nunca tiene efecto) del otro progenitor porque no estudian, o no cumplen las normas, o cualquiera de esas cosas que juzgamos tan importantes como para generar una guerra sin fin en el seno de nuestra familia.

En este artículo: ¿Tu hijo y tú sois adversarios? Un poco de luz en los conflictos familiares desarrollo un poquito más este tema por si te interesa.

 

4. Me cuesta dormir por las noches, estoy llena de preocupaciones y miedos terribles, ¿qué puedo hacer?

¡Ah, el insomnio, quién no lo padece en nuestros días!

Este no es un blog donde se explique detalladamente este tema, pero tengo dos cosas que decir ante esta pregunta.

La primera, que hay que distinguir muy bien los miedos fundados de los miedos infundados.

Es decir, no es igual preocuparte porque realmente te está faltando el dinero para las próximas semanas, que pasar noches sin dormir dándole vueltas a este tema cuando objetivamente tienes recursos para mantenerte, aun sin trabajar, el próximo año.

El abanico de cosas por las que podemos preocuparnos es inmenso… Las catástrofes posibles son infinitas… Por eso hay que elegir muy bien a qué eventos temibles prestamos atención y estos deben ser solamente aquellos inmediatos y urgentes. Si no, tranquilamente podríamos pasarnos la vida preocupándonos de miles de cosas que no van a suceder y perdiendo una energía preciosa en estos menesteres.

En segundo lugar, a veces las emociones negativas nos piden que nos sumerjamos en ellas… Son una puerta de entrada a eso que denominamos la sombra, y que está compuesta por vivencias dolorosas del pasado que en algún momento debemos liberar u ordenar.

Indagar en una emoción no es lo mismo que darle vueltas mentalmente a una idea. La indagación supone un ir hacia adentro, supone preguntarnos cosas como: ¿por qué tengo miedo de esto si ahora mismo no es urgente?

Indagar en una emoción es conectar con situaciones del pasado en las que, por ejemplo, sentí miedo o buscar si ese miedo está relacionado con algún aspecto de mí que rehúyo (por ejemplo, tengo una imagen distorsionada de mí mismo y me veo como una persona poco capacitada y resolutiva aunque en la realidad siempre me he valido por mí mismo, ¿y de dónde procede esta distorsión?).

En definitiva, indagar consiste en hacernos preguntas en lugar de rumiar una y otra vez las mismas afirmaciones que se quedan ahí, en afirmaciones que no debatimos.

 

5. ¿Cómo distinguir la información veraz de las mentiras y las manipulaciones?

Esta es una pregunta muy pertinente para estos momentos en que nos vemos rodeados de informaciones a veces contradictorias.

No es nada fácil distinguir la verdad de la mentira pero hay dos factores que nos permiten desconfiar de algo que se nos presenta como verdad y son los siguientes:

  • Cuando en vez de hablar de hechos o de argumentos las opiniones se basan en simples descalificaciones o (ejemplo, se critica o se ridiculiza a LA PERSONA que hace algo, en vez de debatir con argumentos sus acciones o ideas). De hecho, dice una frase que «las grandes mentes discuten las ideas y las mentes pequeñas discuten a las personas».
  • Por otro lado, hay que desconfiar cuando una información que nos dan no pretende ser neutra sino que intenta por todos los medios causarnos una emoción profunda y exacerbada: de rabia, de indignación, de miedo, de indefensión, de tristeza, de impotencia… Esto se llama, sencilla y llanamente, manipulación emocional. Y está lejos de la verdad.

 

Conclusión

Espero que estas preguntas, y sus respuestas, te hayan parecido interesantes y hayan suscitado tu propia reflexión. Tal vez pueden ser tema de conversación con los tuyos alrededor de la mesa durante una buena cena, ¿no crees?

Y por cierto, al final del episodio te confieso que estas preguntas no me han llegado de ningún lector sino de otro sitio… 🙂

A través de una herramienta que utilizo mucho y que para mí es una fuente de autoconocimiento e indagación muy potente.

¿Adivinas cuál puede ser?

Pues si me conoces desde hace algún tiempo tal vez tengas la respuesta: el tarot terapéutico.

Es decir, lo que yo he hecho para crear este audio ha sido lo siguiente: he barajado mi mazo de tarot, los 78 arcanos, y he extraído 5 cartas.

Las he mirado cuidadosamente y he meditado sobre una pregunta que me hacía cada una de estas cartas. Y luego he intentado contestar a estas preguntas.

Para mí este es el uso más precioso del tarot: utilizarlo como una herramienta para pensar, para generar ideas, cuestiones, para expandir la mente o el corazón, dependiendo del caso.

Si tienes algunos conocimientos de tarot te invito que trates de adivinar a qué arcano corresponde cada una de las preguntas. Pista: tres son arcanos mayores y dos son arcanos menores. En el audio te desvelo las respuestas 🙂

Y con esto aprovecho para comentar que la segunda edición de mi curso de tarot terapéutico empezará en tan solo unos días, en este mismo mes de octubre. Voy a hacer una clase gratuita que estará abierta a todo el mundo que le interese. Si quieres estar al corriente de estos eventos únete al club de los sábados porque enviaré la información a las personas suscritas en unos días.

¡Gracias por escucharme y buen día!

 

Escucha el episodio 12 en iVoox

Escucha el episodio 11 en Spotify

Escucha el episodio 11 en Apple Podcast

 

***

Curso gratuito de tarot terapéutico para principiantes

A lo largo de 3 vídeos te explico qué es el tarot terapéutico, cuál es el significado psicológico de los 22 arcanos mayores y cómo hacer tiradas de tarot que sirven para crecer como persona y mejorar tu vida. ¡Haz clic en el banner para saber más!

Curso gratuito de tarot terapéutico

 

 

Amparo María Millán Ocaña te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por mí como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados.  Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@puedoayudarte.es. Puedes encontar más información sobre Protección de Datos en mi página web, así como consultar mi política de privacidad.

¿Te gustó este artículo?

Recibe los siguientes en tu correo

¿Te gustaría aprender tarot terapéutico? Inscríbete gratis a este curso

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.